Investigan nuevos materiales capaces de capturar el CO2

Investigan nuevos materiales capaces de capturar el CO2

Investigan nuevos materiales capaces de capturar el CO2. Después de tres años en la Universidad de Wisconsin-Madison, su familia y amigos recibieron con alegría la noticia de que se incorporaba como profesora a la Universidad de Toledo. El júbilo duró poco. Justo los minutos que le costó aclararles que se trata del Toledo de Estados Unidos. No de la capital castellano-manchega. Superado el malentendido, Ana Carolina Alba Rubio recibió todo tipo de felicitaciones. Con 32 años conseguía una plaza de profesora universitaria en Estados Unidos.

Esta joven ingeniera química, licenciada por la Universidad de Málaga, acaba de marcar un hito. Una agencia estatal estadounidense ha concedido a su grupo de investigación una ayuda de más de medio millón de dólares para que investiguen nuevos materiales capaces de capturar el CO2, uno de los gases más contaminantes, y transformarlos en alcoholes.

LEE TAMBIÉN Oceanix City: la ciudad flotante pensada para albergar hasta 10 mil habitantes

Fascinada por la catálisis

Ana Carolina Alba Rubio, que tiene ahora 36 años, es la investigadora principal de un grupo que lleva su propio nombre. Todo un sueño hecho realidad para esta joven que se crió en la zona de Carlos Haya. Estudió en el colegio Manuel Garvayo y en el instituto Santa Rosa de Lima. Dice que eligió la carrera de Ingeniería Química “por vocación. En el instituto me encantó la Química, así que decidí estudiar Ingeniería Química en la Universidad de Málaga”.

En la carrera “hice de todo. Estudié y aprendí mucho, me encantó la carrera”. Pero también formó parte de la junta directiva de la Asociación de Ingenieros Químicos de Málaga. Consiguió una beca del Ministerio de Educación para trabajar en el departamento de Química Inorgánica, Cristalografía y Mineralogía de la UMA durante su último año de carrera.

Allí, los profesores Pedro Maireles y José Santamaría me introdujeron al fascinante mundo de la catálisis, que es mi campo de investigación”, explica. Un catalizador es una sustancia que se añade a una reacción química para acelerarla o incluso para hacerla posible.

Con su propio laboratorio en la Universidad de Toledo (Ohio), también centra su investigación en la producción de plásticos renovables o en diseñar sensores que ayuden a detectar el alzheimer o el cáncer.

LEE TAMBIÉN:   Huawei dice que su sistema operativo es mejor que el de Google

Investiga y da clases de Ingeniería Química

Terminados sus estudios en Málaga, Ana Carolina hizo por primera vez las maletas y se trasladó a Madrid. Estudió el doctorado en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC con el profesor Manuel López Granados.

Con su tesis, un nuevo traslado, en esta ocasión a Estados Unidos. Allí hizo investigación postdoctoral en la Universidad de Wisconsin-Madison, bajo la supervisión de los profesores James Dumesic y Manos Mavrikakis.

En 2015 consiguió su actual plaza de profesora en la Universidad de Toledo (Ohio), cuando tenía 32 años. Aquí investiga y da clases de Ingeniería Química.

El trabajo de investigación de la joven malagueña se centra en el diseño y síntesis de catalizadores específicos para procesos sostenibles.

Actualmente estamos trabajando en catalizadores para producción de plásticos renovables a partir de azúcar y en materiales para captura y conversión de CO2 a alcoholes”.

Lucha contra el cambio climático

Precisamente este proyecto ha recibido una importante inyección económica. La National Science Foundation le ha concedido más de medio millón de dólares para avanzar en este interesante campo científico. Para ella supone también un reto personal y vital, la lucha contra el cambio climático.

El llamado ‘Career award’ es uno de los premios más prestigiosos que concede esta agencia federal a profesores jóvenes y potencia la integración de la investigación con la labor docente.

Por otra parte, Alba Rubio ha empezado a utilizar su experiencia en nanomateriales para diseñar sensores para la detección de radicales libres, responsables de enfermedades como el alzheimer y el cáncer.

LEE TAMBIÉN:   Trabajadores esperan que la OIT refleje realidad del sector en su informe

Reconoce que conseguir financiación para proyectos medioambientales es complicado, aún más en un país donde se cuestiona el cambio climático.

El calentamiento global es una realidad y no podemos continuar posponiendo la adopción de medidas para frenarlo. Las consecuencias pueden ser catastróficas”, afirma.

Capturar el CO2 y transformarlo en combustible

Los esfuerzos de Ana Carolina se encaminan a conseguir un material de doble función que actúa como un absorbente y un catalizador. Este podría colocarse en la parte superior de las chimeneas industriales como una alternativa a los procesos actuales de captura y secuestro de dióxido de carbono.

El material capturaría el dióxido de carbono y lo convertiría en metanol y alcoholes superiores. Estos podrían suministrarse a una celda de combustible para producir electricidad y alimentar la planta.

En nuestro grupo vamos a hacer todo lo posible. El paso más difícil, encontrar financiación, ya lo hemos conseguido”, por lo que se muestra “optimista”. “El futuro está en los biocombustibles. Cuando las empresas vean que pierden miles de dólares con la emisión del CO2 a la atmósfera, que pueden monetizar esas emisiones, podrán cambiar su percepción sobre el problema del cambio climático”, avanza.

Al frente de un gran equipo

En su laboratorio es la responsable de un equipo internacional en el que no hay otros españoles. Echa de menos Málaga y a su familia, pero su futuro pasa por Estados Unidos y este laboratorio. En esta aventura americana le acompaña su marido. “Me gusta lo que hago, me encanta investigar y aquí tengo mi propio laboratorio con un excelente equipo con el que llevar a cabo mi investigación en la lucha contra el cambio climático”, añade.

LEE TAMBIÉN:   La Inteligencia Artificial volvió la ciencia ficción en realidad

Ana Carolina aprovecha la conversación telefónica para invitar a los estudiantes malagueños de máster y doctorado a que se animen a ‘cruzar el charco’.

En la Universidad de Málaga preparan muy bien. Y estoy reclutando estudiantes para el departamento. En España se tiene la idea totalmente equivocada, de que se necesita mucho dinero para venir a Estados Unidos, que las matrículas universitarias son muy caras. Pero lo cierto es que la mayoría de nuestros estudiantes vienen cobrando un salario”, aclara.

Y pide que se publique la web de su departamento y su dirección en Twitter, @AlbaRubio_group, para orientar a posible interesados. Ana Carolina Alba Rubio, solidaria con el medio ambiente, pero que no olvida a sus colegas y compatriotas.

Investigan nuevos materiales capaces de capturar el CO2

Fuente: Diario Sur – España

Comments

comments