Irlanda del Norte: donde los espacios adoptan el estilo de cobertizos agrícolas

Irlanda del Norte: donde los espacios adoptan el estilo de cobertizos agrícolas

Irlanda del Norte: donde los espacios adoptan el estilo de cobertizos agrícolas. El estudio Fallahogey de McGarry-Moon Architects en Kilrea, Irlanda del Norte, es un espacio contemporáneo que alude a la arquitectura vernácula de la zona, los pequeños graneros de envolvente metálica típicos de la localidad.

El proyecto surge de las necesidades crecientes de espacio del estudio, que ya no puede proporcionar la vivienda adyacente preexistente.

LEE TAMBIÉN Anne Lacaton: “Los edificios antiguos deben tener una segunda vida”

Arquitectos crean volumen

Ello lleva a los arquitectos a desvincular ambos programas. Y a crear un nuevo volumen en las inmediaciones, vinculado con la casa principal y el entorno rural.

Se concibe con una geometría sencilla, un volumen de triple altura y planta rectangular rematado con una cubierta a dos aguas, al estilo de los pequeños cobertizos agrícolas de la zona.

Las tres plantas del estudio permiten salvar el desnivel del terreno, conectando el camino de grava desde el cual se produce el acceso con el prado verde situado en el nivel inferior.

Pasarela conduce al edificio con el huerto

Una liviana pasarela con una ligera pendiente conduce al edificio sobrevolando un pequeño huerto de manzanas.

La pasarela de hormigón se reviste de acero corten, con una barandilla perforada que proporciona la permeabilidad necesaria para no impedir las vistas del paisaje, homogeneizando la materialidad del puente de acceso con la envolvente del edificio.

arquitectura_estudio fallahogey_pasarela

Esta pasarela conecta con el nivel intermedio del estudio, que se concibe como un espacio plurifuncional que pueda dar servicio tanto al programa de trabajo como al de vivienda.

LEE TAMBIÉN:   Factores que modelan las ciudades del futuro

Dispone de un baño y una estancia privada, que puede servir de sala de reuniones o de dormitorio adicional para invitados, según la necesidad.

Es un espacio totalmente accesible para solventar los problemas de movilidad de los usuarios.

arquitectura_estudio fallahogey_pasarela

arquitectura_estudio fallahogey_hall

arquitectura_estudio fallahogey_plantas

arquitectura_estudio fallahogey_sec longitudinal

arquitectura_estudio fallahogey_sec trans

Dos salas de reuniones

Desde el hall de acceso, dos tramos de escalera conducen a dos salas de reuniones.

Una está dispuesta en el nivel superior y ocupa la banda central del espacio bajo cubierta.

La otra en el nivel inferior, conectadas por la doble altura de ésta. Y ambas con el espacio principal de trabajo, en la planta baja, gracias a la triple altura que disfruta la banda paralela a la otra fachada.

arquitectura_estudio fallahogey_sala sup

arquitectura_estudio fallahogey_nivel intermedio

Otra escalera de ida y vuelta conduce hasta este nivel inferior.

Es un espacio diáfano que integra el mobiliario de trabajo en el perímetro de la fachada y la zona central.

Además permite disfrutar de la luz natural y las vistas que proporciona una ventana que rasga el encuentro del edificio con el plano del suelo, quedando parte de la planta bajo rasante.

arquitectura_estudio fallahogey_escalera

arquitectura_estudio fallahogey_estudio

arquitectura_estudio fallahogey_estudio

arquitectura_estudio fallahogey_rasgadura suelo

La cocina se integra en el espacio del estudio

Este nivel dispone también de una pequeña cocina, la cual queda integrada en el espacio del estudio, no está del todo compartimentada.

arquitectura_estudio fallahogey_cocina

El espacio adyacente a la ladera se aprovecha para disponer un garaje privado para los propietarios, con acceso independiente del estudio.

Además de la ventana situada en el plano del suelo, encontramos una gran ventana corredera que se abre en la fachada.

LEE TAMBIÉN:   Cartagena de Indias: arquitectura que amalgama culturas y realismo mágico

Ella da acceso desde el descansillo de la escalera al prado exterior, permitiendo el acceso de los trabajadores a la naturaleza en los momentos de descanso.

arquitectura_estudio fallahogey_imagen nocturna 2

arquitectura_estudio fallahogey_ventanal

La sala de reuniones/dormitorio y el hall de acceso cuentan con pequeñas ventanas correderas, también de corte horizontal, situadas de forma simétrica en sendas fachadas.

arquitectura_estudio fallahogey_ventanas

Iluminación producida por ventanales y  lucernario

La iluminación de los restantes espacios se produce gracias a la disposición de ventanas triangulares integradas en ambos hastiales.

También a través de un lucernario corrido dispuesto en uno de los faldones de la cubierta a dos aguas.

El conjunto de todas estas ventanas crean un efecto de linterna en la imagen nocturna del edificio.

arquitectura_estudio fallahogey_caja luz

arquitectura_estudio fallahogey_imagen nocturna 2

La materialidad exterior la protagoniza el acero corten, que cubre el tejado y desciende por la fachada, perforándose las chapas de los hastiales para permitir el paso de la luz hacia las ventanas integradas en los mismos.

arquitectura_estudio fallahogey_esquema material

arquitectura_estudio fallahogey_hastial ventana

El acero corten contrasta con los muros de contención de hormigón que resuelven el encuentro del edificio con el terreno en ladera y con el vidrio que cubre los huecos de las ventanas.

Madera de abedul recubre el interior

En el interior la protagonista pasa a ser la madera laminada de abedul, desnuda o lacada en blanco.

Materializa tanto la estructura como el acabado interior de la envolvente y el mobiliario a medida, que aprovecha al máximo los espacios residuales, como los creados por la escalera, donde se integran módulos de almacenamiento y estantes.

LEE TAMBIÉN:   8 casas que definen la arquitectura moderna en Argentina

La construcción en seco ha permitido un rápido montaje en obra al venir una mayoría de elementos prefabricados, totalmente acabados.

Además, una mayor parte de los materiales se adquirió localmente. Esto reduce la huella de carbono del edificio y el consumo energético del proceso de ejecución, aumentando su sostenibilidad.

Irlanda del Norte: donde los espacios adoptan el estilo de cobertizos agrícolas

Fuente: Arquitectura y Empresa – España

Comments

comments