Juegos ecológicos para niños

Juegos ecológicos para niños

El término ecología últimamente se escucha de forma habitual en nuestra sociedad.

Oímos hablar de ropa ecológica, alimentos ecológicos, e incluso juegos ecológicos, sin tener del todo claro el concepto.

Pues bien, el término ecológico hace referencia a aquellos productos que han sido creados de un modo sostenible, ético y respetuoso con el medio ambiente.

De esta forma, la ropa ecológica es aquella que está elaborada con tejidos propios de una agricultura sostenible y que no utiliza productos artificiales como pesticidas o productos químicos.

Los alimentos ecológicos son aquellos obtenidos a partir de métodos agrícolas respetuosos con el medio ambiente, sin existir tampoco el uso de productos artificiales ni mucho menos alteraciones genéticas.

Por otro lado, los juegos ecológicos son aquellos que nos ayudan a desarrollar el conocimiento del entorno natural y a desempeñar buenas prácticas ambientales.

¿Quieres aprender a jugar? En EcologíaVerde te enseñamos y explicamos algunos juegos ecológicos para niños.

Qué son los juegos ecológicos

Cuando hablamos de juegos ecológicos, nos referimos a aquellas actividades lúdicas a través de las cuales podemos comprender el funcionamiento de nuestro planeta, enriqueciendo nuestros conocimientos y fomentando, al mismo tiempo, la concienciación frente a la problemática ambiental actual.

Algunos juegos, nos pueden permitir incluso colaborar y poner en práctica algunas acciones que ayuden a frenar dichos problemas, como es:

El reciclaje, el ahorro de energía y de recursos o la limpieza de zonas verdes.

Por otro lado, cabe destacar que jugar no es solo cosa de niños y mucho menos lo es la ecología.

El respeto por el medio ambiente es algo que nos concierne a todos, por lo que en los juegos ecológicos no tienen un rango de edad determinado.

Pueden participar desde los más mayores hasta los más pequeños.

Juegos para aprender y descubrir

El ecosistema

En este juego cada jugador elegirá un ser vivo o inerte y se meterá en su papel, de modo que un jugador puede ser, por ejemplo:

Un lago, otro un ciervo, otro una montaña, otro una flor, otro el sol, etcétera.

A continuación se le da a uno de los jugadores un ovillo de lana, y este debe acercarse a cada elemento del entorno con el que se relaciona sin soltar el ovillo, de modo que se va formando una especie de tela de araña o red.

Una vez que los participantes se encuentran conectados mediante el hilo de lana, se pueden plantear preguntas o incógnitas para hacerles pensar y comprender la importancia del mantenimiento de todos y cada uno de los elementos del ecosistema.

Podemos eliminar, por ejemplo, uno de los elementos y comprobar cómo afecta al resto o jugar a mover el hilo, elevarlo, bajarlo o tirar de él y observar como también se moverán el resto de integrantes.

Con este juego los niños aprenderán la importancia de las interrelaciones de un ecosistema.

El detective

Planteamos a los niños algún caso, y les damos un margen de tiempo bastante amplio para que desarrollen su investigación, como por ejemplo:

¿A dónde va a parar nuestra basura? ¿A dónde va el agua del váter? ¿Cómo se comunican los pájaros?

Esto despertará el interés y la curiosidad de los más pequeños los cuales desarrollaran sus propias conjeturas.

Una vez expliquen su teoría les corregiremos en el caso de estar equivocados y les proporcionaremos vídeos o herramientas para que comprendan como sucede en realidad.

Juegos para cuidar el entorno

Recoger basura

Este juego se puede plantear como una competición. Se harán grupos y se contará con un espacio natural, que se encuentre levemente afectado por la contaminación humana, como por ejemplo una zona de picnic en la que haya envases de comida por el suelo. Se le da a cada equipo unas bolsas de basura y utensilios para recoger residuos, como guantes o cepillos y se les da un tiempo limitado para que cada equipo recoja la mayor cantidad de basura posible. El equipo ganador será el que más basura haya recogido.

Manualidades recicladas

Existen muchas manualidades que se pueden realizar a partir de elementos que consideramos residuos o que “ya no valen”, como por ejemplo carteras con papel de periódico, utilizando cola, hilo y aguja de coser. Convertir envases de comida en otros productos, como por ejemplo hacer una hucha o un bote para los lapiceros con una lata de refresco usada o juguetes y artículos de decoración como adornos de navidad con botellas, latas de conservas y otros envases. A través de esta práctica los niños aprenden el doble uso de los objetos y a enfocar de un modo de vista diferente todo aquello que tiramos o de lo que nos deshacemos. En los siguientes artículos te explicamos como hacer instrumentos musicales a partir de materiales reciclados o ideas para reciclar pajitas de colores.

Juegos para concienciar y educar

Agua tóxica

Consiste en un juego de pillar. Uno de los jugadores es el agua contaminada y tiene que atrapar a alguno de los otros jugadores, una vez que lo atrape estos se darán la mano y continuarán intentado atrapar a gente y extendiéndose hasta que estén prácticamente todos los jugadores atrapados. Con este juego, lo que se pretende es entender la capacidad de expandirse y afectar al entorno de una sustancia tóxica o contaminante.

La deforestación

Uno de los niños o jugadores será el guarda forestal, mientras que existirán tres leñadores. Los leñadores comenzarán a tocar al resto de niños, los cuales serán los árboles. Cada niño tocado será un árbol talado, de forma que tendrá que sentarse. Al mismo tiempo el guarda forestal irá tocando a los árboles talados para que estos vuelvan a crecer, no obstante no podrán incorporarse directamente sino que, necesitarán al menos tres toques para incorporarse completamente. Con el primer toque se dispondrán de cuclillas, con el segundo de rodillas y con el tercero finalmente de pie. Con este juego los niños pueden apreciar los efectos devastadores que tiene una tala descontrolada, por mucho que se esfuerce el guarda forestal paliar el efecto. En el siguiente artículo de EcologíaVerde te explicamos las consecuencias de la deforestación para niños.

FUENTE: Ecología Verde/Betariz González

Comments

comments