La historia del Partenón. En la antigua Grecia, los ciudadanos construyeron templos adornados para honrar y adorar a grupo colectivo de dioses. En Atenas, la deidad era Atenea, la diosa de la guerra justa y de la sabiduría. Según la mitología griega, Atenea nació de la cabeza de Zeus. Poco después de su nacimiento, Poseidón y Atenea se pelearon por el patrocinio de Atenas. Atenea ganó la batalla, y por lo tanto, el patrocinio de la gloriosa ciudad.

Como reconocimiento, los ciudadanos construyeron un templo llamado el Partenón en honor a Atenea. Su edificación se hizo en la Acrópolis, la parte más alta y fortificada de Atenas. Partenón significa literalmente la casa de Atenas.

Los atenienses iniciaron la construcción del primer Partenón, a menudo llamado el Partenón Mayor, en la Acrópolis alrededor del 490 a.C. El más viejo fue construido con una base de piedra caliza en las proximidades del actual Partenón.

Sin embargo, el rey Jerjes de Persia destruyó el Partenón más viejo cuando saqueó Atenas en el 480 d.C., durante la Segunda Guerra Pérsica. Lo peor es que los atenienses todavía estaban construyendo el Partenón, por lo que todo su trabajo quedó en nada.

Tras ganar la guerra, se construyó de nuevo entre los años 447 y 432 a.C. Su construcción se hizo casi en exclusiva en mármol blanco procedente del cercano monte Pentélico.

En el año 449 a.C., Pericles persuadió a los atenienses de la necesidad de erigir en la Acrópolis un templo dedicado a Atenea, como testimonio de la grandeza de la ciudad.

LEE TAMBIÉN:   Proponen alianza entre Fundación Construyen País y Monitor Ciudad por crisis de los servicios públicos

Fidias, Ictinio y Calitres

El arquitecto responsable fue Fidias, comandando a otros dos arquitectos célebres de la época: Ictinio y Calitres. Fidias hizo la gran estatua crisoelefantina de Atenea Partenos, situada como pieza central del templo, con doce metros de altura y 1.200 kilogramos de oro.

Ocho columnas decoran los frontales del Partenón, y diecisiete sus flancos laterales. De estilo dórico, cada una mide 10,93 metros de alto y 1,91 de diámetro.

Las columnas se construyeron para ser ligeramente más anchas en la zona media y ligeramente más delgada en la parte superior, cerca del capitel. Los antiguos griegos hicieron esto como una ilusión óptica para que pareciera como si el techo estuviese poniendo demasiada tensión en las columnas.

Los arquitectos también curvaron ligeramente los escalones más altos de la escalera; lo que también hace que el templo parezca más grande de lo que realmente es, y flotase sobre el horizonte lejano.

Y, por último, los atenienses remataron el Partenón con un techo de madera, usando la madera de los barcos persas derrotados de su victoria naval en Salamina como el material de construcción.

La fase clásica del Partenón se mantuvo durante bastante tiempo. Sin embargo, los cristianos alterarían más tarde la arquitectura y el uso del Partenón.

Los dos frontones del Partenón fueron las últimas decoraciones escultóricas que se llevaron a cabo. El del este, que apenas se conserva, narraba el nacimiento de Atenea.

LEE TAMBIÉN:   Instagram lo tiene claro: ya no es una app para compartir fotos
La historia del Partenón

Fuente: Termiser / Fotos cortesía

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »