DEJA LA OFICINA PARA CUANDO PUEDAS PAGARLA

En el capítulo financiero, los gastos fijos pueden llegar a constituir un cuello de botella asfixiante. Por eso conviene separar muy bien aquello que es básico para que el negocio funcione de lo que es accesorio.
 Hoy en día muchas empresas han empezado en sus casas particulares, o en coworkings, para después pasar a tener oficinas propias cuando las cuentas lo permiten.

PONTE EN MANOS DE UN ASESOR Y OLVÍDATE DE LA CONTABILIDAD

Muchas veces, la clave está en el asesoramiento, y cuanto antes lo consigas, mejor. No solo te dan su apoyo, en asesoramiento fiscal y mercantil también pueden ayudarte a conseguir créditos a bajo interés.

Es importante dejar estos temas en manos expertas. Así se evitan errores que, por desconocimiento o falta de dedicación, podríamos cometer con toda seguridad y que generarían unos gastos innecesarios.

ASEGÚRATE ANTES DE DAR EL SIGUIENTE PASO

Ser conservador en las inversiones propias y en las ajenas (entrada de capital externo en la empresa), permite un mayor control sobre la empresa y su futuro.

EMPEZAR CON LO PUESTO Y EXTERNALIZAR TODO LO DEMÁS

Son muchos los expertos que aconsejan no sobredimensionar la empresa, un error muy habitual que ha contribuido a destruir muchas organizaciones en los últimos años. Es preferible partir de un tamaño modesto, y crecer racionalmente, que empezar a lo grande para al final darte cuenta de que has consumido tu presupuesto de tres años en un solo ejercicio. Con mucho dinero es fácil perder el Norte.

LEE TAMBIÉN:   WaterLight: la lámpara portátil que funciona con agua salada

FUENTE: Emprendedores

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »