Las nuevas apuestas económicas de China en América Latina. Aunque las inversiones de China en Latinoamérica han disminuido en los últimos años, aún siguen produciéndose en sectores estratégicos como la electricidad.

Tanto así que en Chile un grupo de congresistas propuso reglas más estrictas para las inversiones extranjeras en sectores estratégicos del país, luego que la empresa estatal china State Grid llegara a un acuerdo que le permitiría controlar el 57% de la distribución eléctrica en ese país, si consigue la aprobación regulatoria final.

Pekín también ha avanzado en otros mercados energéticos de la región, especialmente en Brasil, donde ahora es el mayor inversionista en el sector eléctrico.

Así como State Grid sigue afianzando su presencia, otra empresa china, Three Gorges, ha aumentado su participación en centrales hidroeléctricas y parques eólicos en países como Brasil, Ecuador, Bolivia y Perú.

En este último tomó el control este año de la distribuidora de electricidad Luz del Sur y adquirió otros activos en el sector energético.

Aunque este tipo de operaciones pueden generar la impresión de que las empresas del gigante asiático se expanden a toda velocidad, algunos expertos consultados por BBC Mundo tienen sus reservas respecto a lo que viene en el futuro.

Margaret Myers, directora del Programa Asia-Latinoamérica del centro de estudios Inter-American Dialogue, dice que es probable que China siga invirtiendo en los próximos meses y años, aunque «a un ritmo un poco más limitado que en el pasado».

Una desaceleración influida por el hecho de que Pekín se está concentrando en atender sus propios desafíos económicos internos, que incluyen una creciente deuda corporativa.

Expandir proyectos de infraestructura e inversión

Por ahora, agrega, el foco en la región sigue puesto en el mercado de las materias primas, infraestructura, telecomunicaciones y transporte, a los que se suman nuevas aventuras comerciales como aplicaciones que utilizan inteligencia artificial, energía verde y transmisión eléctrica.

LEE TAMBIÉN:   Rolls-Royce construye el avión 100% eléctrico más rápido del mundo

Otro factor que influye en las perspectivas futuras de los negocios chinos es la pandemia de covid-19, que ha causado la peor recesión internacional de las últimas décadas.

A propósito de la pandemia, Pekín podría repensar su estrategia de expansión económica internacional y centrarse en algunos de los proyectos que han sido más exitosos, plantea Howard Zhang, editor del servicio chino de la BBC.

«Muchos observadores en China creen que la pandemia podría marcar un punto de inflexión para la expansión de la Nueva Ruta de la Seda».

La ruta a la que se refiere Zhang es la ambiciosa estrategia lanzada en 2013 por el presidente Xi Jinping para expandir proyectos de infraestructura e inversión en el mundo, que abarca desde el este de Asia hasta Europa, África y América Latina.

Y lo que plantean algunos analistas es que la nueva fórmula de expansión sería mucho más selectiva.

La nueva Ruta de la Seda Digital

Por ejemplo, sostiene Myers, hay un par de elementos de la estrategia china que se han vuelto más prominentes: la llamada Ruta de la Seda Digital y la Ruta de la Seda de la Salud, impulsadas por empresas privadas chinas.

Estas dos iniciativas, que fueron integradas a la estrategia general de expansión en 2017, están tomando fuerza en la región.

En diálogo con BBC Mundo desde Shanghái, Xingjian Zhao, miembro de la firma de abogados Diaz Reus y analista de relaciones internacionales, explica que a largo plazo China intenta reemplazar la influencia que Estados Unidos ha perdido en la región. Y que para eso, está aprovechando todas las oportunidades disponibles, incluso a pesar de la pandemia.

LEE TAMBIÉN:   Empresas trabajan a 23,3% de su capacidad instalada

«Latinoamérica tiene apetito de tecnología china y de tratados comerciales favorables». En ese contexto, la expansión tecnológica ganará terreno, explica Zhao.

«La Ruta de la Seda digital no es solo Huawei», apunta. Y señala que que hay crecientes oportunidades de expansión en Latinoamérica de gigantes tecnológicos como Tencent y Alibaba. O la empresa de transportes Didi.

Zhao dice que también ve oportunidades de crecimiento en sectores como las tecnologías de reconocimiento facial o los desarrollos tecnológicos para trazar los contagios de covid-19.

«Los negocios tecnológicos seguirán creciendo en el corto y largo plazo», apunta.

La Ruta de la Salud en Latinoamérica

Por otro lado, en la Ruta de la Seda de la Salud, los expertos ven oportunidades para China en la venta de equipos tecnológicos para hospitales y en el desarrollo de tratamientos, test y vacunas.

Las rutas digitales y de salud ya existían desde antes de la llegada del coronavirus. Pero durante la pandemia ambos programas han adquirido mayor relevancia en distintas regiones del mundo. La afirmación es de Lauren Johnston, investigadora del Instituto de China de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres.

«Lo que ocurre es que ahora se están moviendo mucho más rápido», señala.

El giro en las inversiones y préstamos

Otros expertos anticipan que se producirá un giro en la estrategia de Pekín en la región.

«China está tratando de reorientar ciertas inversiones y préstamos para el desarrollo de infraestructura en su propio país». Así argumenta José Valera, socio de la firma de abogados Mayer Brown, con sede en Houston, Estados Unidos.

Valera, se ha especializado en las inversiones en el sector energético y conoce de cerca la estrategia de China en la región. Explica que cientos de millones de chinos en las zonas rurales tienen gigantescas necesidades de agua, electrificación, comunicaciones y transporte que el gobierno quiere satisfacer.

LEE TAMBIÉN:   Venezuela duplica exportaciones de petroquímicos a EE.UU

Ese giro hacia el mercado interno no significa que dejará de lado su estrategia de expansión internacional. Pero en la práctica, China elegirá con más precisión dónde quiere poner su dinero.

«Muchas inversiones y préstamos se harán dentro del país y no tanto fuera de él. Ese será el principal cambio», afirma. Y el principal efecto de estas decisiones será una reducción del dinero que tradicionalmente llegaba a la región.

Se harán muchas inversiones

Sin duda, dice Valera, seguirá exportando sus productos manufacturados a Latinoamérica. Como lo ha hecho hasta ahora. Pero lo que sí podría suceder, es un cambio en la manera de fabricar los productos.

En la medida que el estándar de vida suba en China, los costos laborales también van a subir, explica.

Si se cumple esta tendencia, «es probable que China instale fábricas en Latinoamérica. Con capital y materiales chinos, pero mano de obra local».

Eso sería algo novedoso. Hasta ahora en muchos grandes proyectos de infraestructura las empresas chinas utilizan mano de obra de su propio país.

Sin embargo, varios países latinoamericanos demandan que los proyectos dejen ciertos beneficios sociales en la economía local. Como la creación de empleos.

Otro cambio proyectado es que las empresas chinas tendrán que participar en licitaciones públicas de manera competitiva. Tal como lo hacen todas las compañías que intentan adjudicarse proyectos.

En ese sentido prevé menos acuerdos gobierno-gobierno en inversiones y préstamos (como solía ocurrir con Venezuela, Ecuador y en menor medida en Argentina). Y más procesos de competencia transparentes, abiertos a todo los jugadores.

Las nuevas apuestas económicas de China en América Latina

Fuente: BBC Mundo

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »