Los Patrimonios de la humanidad de UNESCO que debes visitar en Latinoamérica este 2022

Los Patrimonios de la humanidad de UNESCO que debes visitar en Latinoamérica este 2022. Desde 1972, la UNESCO —acrónimo de Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura— acogió el programa de preservación de lugares naturales y culturales de valor para el mundo como una medida para proteger la “herencia” de la humanidad (Wikipedia, 2022). A partir de ese entonces, los países inscriben sus candidaturas al programa esperando ser elegidos. El Comité encargado suele estar integrado por 22 representantes que se seleccionan cada año en la Asamblea General.

Así que la elección de un Patrimonio de la Humanidad no se da por mero capricho. Al contrario, los Estados postulantes deben cumplir algunos de los 10 criterios de selección (4 para espacios naturales y 6 para los culturales). En este sentido, la UNESCO —a través de la Convención del Patrimonio Mundial— otorga financiamientos para la conservación de cada lugar elegido siempre que represente un valor único (UNESCO, 2021). A continuación, te describimos algunos de los más emblemáticos de América Latina para visitar este 2022:

Conjunto Conventual Franciscano del Monasterio y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala

Este sitio cultural de México (Tlaxcala), ubicado específicamente en las laderas del volcán Popocatépetl, se convirtió en Patrimonio de la Humanidad en 2021. Forma parte del grupo denominado “Primeros Monasterios del siglo XVI” que se resguardan desde 1994. ¿Por qué visitar el Conjunto Conventual?, bueno, porque engloba una serie de características arquitectónicas que permiten comprender las construcciones modernas.

La edificación se construyó entre 1537 y 1540 como consecuencia del programa de evangelización que se dio en el territorio azteca en la época colonial. Por supuesto que la alianza principal se produjo entre los tlaxcaltecas y españoles. El reflejo de los intercambios culturales es notable, de allí que los entes abocados al turismo —valiéndose de herramientas como un grabador de pantalla y editores de video— divulguen continuamente sus espacios a través de los medios digitales.

Sitio Roberto Burle Marx

Para visitar este lugar donde convergen lo natural y cultural hay que viajar al sur del continente, más concretamente a la ciudad de Río de Janeiro en Brasil. Este patrimonio es ideal para los amantes de la naturaleza. La mente maestra detrás del proyecto, el arquitecto y paisajista Roberto Burle (1909-1994), se dedicó a estudiar el funcionamiento biológico de las plantas (específicamente nativas) para recrear un paisaje sin igual dentro de las filas del modernismo (El Tiempo, 2021).

El hoy museo fue originalmente una hacienda, hasta que Burle Marx y su hermano la adquirieron para iniciar el proyecto en 1949. Los visitantes pueden deleitar la vista con más de 3500 especies de flora tropical, entre las que se incluyen bromelias, aráceas, palmeras, cayenas y más. La exuberancia y la organización arquitectónica se conjugan con factores de la cultura y el arte popular. Vale destacar que el Sitio Roberto Burle Marx fue instaurado como Patrimonio de la Humanidad en 2021, sumándole a Brasil 23 bienes.

Parque Nacional de Chiribiquete

Este Patrimonio de la Humanidad (2018) está ubicado en Colombia —al extremo de la Cuenca Amazónica—. El imponente paisaje natural invita a los turistas aventureros a sobrevolar la zona selvática durante 3 horas. Los vuelos, según el portal de los Parques Nacionales Naturales de Colombia (2021), se realizan en enero, en la Semana Mayor, de junio a julio, en octubre y en diciembre. También está la opción de adentrarse por el lado sur, por los ríos Mesay y Yarí durante una navegación de 2 días.

En sus más de 4 millones de hectáreas, el parque registra 2138 especies de flora, de ellas 16 son exclusivas de la zona Chiribiquete. Por su parte, la fauna concentra 1676 especies (aves, insectos, primates, nutrias, felinos, murciélagos, roedores y delfines). Este espacio mixto (cultural y natural) conserva más de 250 mil pictogramas precolombinos (los más numerosos del mundo) en la zona conocida como Cerro Azul. Además, al estar ubicado cerca de las regiones Caquetá y Guaviare, los visitantes pueden darse un chapuzón en los pozos naturales, en la cascada “Las delicias” y en Laguna Negra.

Islas Galápagos

¿Cómo no planificar una visita a uno de los primeros lugares del mundo en ser declarado Patrimonio de la Humanidad? Esta región de Ecuador, ubicada en el Pacífico, fue aprobada por el comité de la UNESCO en 1978 (WHC UNESCO, s.f.).

La zona está conformada por 19 islas —de origen volcánico— más un laboratorio dedicado a la evolución de las especies. El valor de las Galápagos a nivel universal radica en su belleza inigualable, en su desarrollo geológico, en su proceso biológico (estudiado por Charles Darwin para su teoría de la evolución de las especies) y en el sostenimiento de ecosistemas relevantes para la ciencia.

El acceso a Islas Galápagos se realiza habitualmente por vía aérea desde Guayaquil (los vuelos son diarios). El turista debe pagar un aproximado de 10 dólares por la Tarjeta de Control de Tránsito para ingresar a las islas (PLS Pulso Viajero, 2019). El buceo y el senderismo son solo algunas de las actividades que se pueden realizar. En cuanto a la fauna, los animales marinos son los más llamativos. Mientras que la flora está conformada, mayormente, por cactus gigantes, arbustos, helechos y uña de gato.

Complejo Arqueoastronómico Chankillo

Perú también se suma a los destinos turísticos impostergables para este 2022, con su Patrimonio Mundial de la Humanidad número 13. El llamado “Complejo Chankillo” se convierte en un espacio cultural de importancia por evidenciar la creatividad humana, así como por representar un conjunto significativo de arquitectura y paisaje. Los aficionados a la arqueología y astronomía pueden visitar las curiosas construcciones que datan del 500-200 a.C., ubicadas en el norte costero de la región central del país.

La edificación refleja una especie de calendario solar que 2300 años atrás ayudó a los habitantes de los pueblos incas a tener fechas exactas. De esta manera precisaban fiestas religiosas, siembras, cosechas y fenómenos naturales (DW, 2021). Este espacio desértico es complementado con un observatorio, trece torres, el templo fortificado y el espacio público ceremonial. El acceso al lugar se puede hacer a través de paquetes turísticos conocidos como “full day”.

Asentamiento y momificación artificial de la cultura chinchorro

En esta ocasión, la UNESCO le da a Chile el reconocimiento de Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2021 al sitio de momificación artificial de los chinchorros. No es para menos, se trata del testimonio cultural que dejaron residentes de la zona desde el 5450 a.C hasta el 890 a.C, de acuerdo con datos de BBC News Mundo (2021). Se sabe que los habitantes fueron cazadores desplegados en las zonas de Arica y Parinacota.

Lo anterior ha sido confirmado con el hallazgo de materiales hechos con elementos naturales y minerales. Además, resaltan las herramientas de conchas y de huesos que les permitieron a los pueblos acceder a provisiones marinas. El mayor valor del lugar radica en los cementerios que albergan a las distintas momificaciones artificiales como referente arqueológico (CMN, s.f.).

Los Patrimonios de la humanidad de UNESCO que debes visitar en Latinoamérica este 2022

Foto: Cortesía