• Home »
  • Ingeníeria »
  • Los sistemas de conducción autónoma aún están lejos de ser seguros, según este estudio
Los sistemas de conducción autónoma aún están lejos de ser seguros, según este estudio

Los sistemas de conducción autónoma aún están lejos de ser seguros, según este estudio

Los coches autónomos son el futuro, sí o sí.

La tecnología avanza de manera imperturbable.

Pero aunque muchas marcas quieran convencernos de sus avances con coches que dicen ser capaces de conducirse solos.

La realidad es que hoy por hoy aún no están lo suficientemente desarrollados.

Al margen del marco jurídico que aún no los contempla, un estudio del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) de Estados Unidos sostiene que:

Los niveles 2 de conducción autónoma que despliegan marcas como:

Tesla, Mercedes-Benz, BMW o Volvo no sólo están lejos de comportarse de manera efectiva entre el tráfico, también son potencialmente peligrosos.

Fallos de comportamiento tanto por exceso como por defecto

Volvo Drive Me

Hasta ahora los coches más avanzados del mercado son capaces de asimilar algunas de las funciones de conducción como:

La dirección, el acelerador o el freno bajo ciertas condiciones concretas, generalmente en autopistas y dentro de un rango determinado de velocidad.

Según el IIHS, el comportamiento de estos sistemas que son una pieza fundamental en la estrategia de marketing de las firmas que los comercializan:

No ofrecen un comportamiento suficientemente consistente como para desenvolverse con seguridad ante la aleatoriedad de escenarios que ofrece el tráfico rodado en entornos reales.

Tesla Model X Motorpasion Prueba

Después de realizar hasta cuatro pruebas en circuito cerrado, el IIHS determinó que:

El sistema de frenada automática de emergencia de Tesla y

El control de crucero adaptativo de Volvo se comportan de manera deficiente con respecto a los mismos sistemas equipados en Mercedes-Benz y BMW.

Realizaron pruebas en carretera abierta y en varios escenarios con diferentes modelos de cada marca.

Los ingenieros del Instituto llegaron a la conclusión de que, a excepción del Tesla Model 3, todos los coches:

Fallaban a la hora de detectar vehículos detenidos por delante de su trayectoria y frenar con seguridad.

Chevrolet Bolt EV conducción autónoma

Precisamente el Tesla Model 3 arrojó unos resultados excesivamente prudentes.

Realizando hasta 12 frenadas excesivamente conservadoras durante los 290 km de los que constó la prueba.

Estas 12 frenadas coincidieron al pasar sobre sombras de árboles paralelos a la calzada.

Los asistentes de mantenimiento de carril también ofrecieron un comportamiento igual de inconsistente bajo condiciones no perfectas.

En un tramo acotado sólo el Tesla Model 3 se mantuvo dentro de las marcas en los 18 intentos de la prueba.

Con el Model S fallando en sólo una ocasión.

Mercedes-Benz y Volvo empataron con nueve fallos y la marca que más falló fue BMW sólo tres positivos en 16 intentos.

Renault Symbioz 2018 007

Al realizar un ejercicio similar con cambios de rasante, los resultados fueron más negativos para todos.

El Model 3 falló una vez, Mercedes-Benz tres, Volvo siete, el Model S 13 y BMW 14 veces.

Los buenos resultados del Autopilot de Tesla se tornaron más preocupantes al ver cómo:

En circuito cerrado, en ejercicios para comprobar la efectividad de la frenada de emergencia, chocaron contra objetos estacionarios.

Este escenario en el que los sistemas de conducción autónoma fallan tanto por exceso como por defecto.

No hacen más que alertar sobre la necesidad de que el conductor esté absolutamente siempre pendiente de lo que ocurre en carretera.

Tesla Model 3

El factor de la atención es precisamente el que hoy por hoy se está diluyendo con estas ayudas.

Generando una falsa sensación de control en los conductores que no es tal como explicamos en este artículo.

Este sentimiento de control lleva a los conductores a delegar en sistemas que, como ha demostrado el IIHS, aún están lejos de ser una realidad viable.

Como nos dijo el profesor y ergónomo José Juan Cañas Delgado:

“El ser humano es demasiado cómodo, y eso nos lleva a querer tener tantas ayudas como nos sean posibles”.

Incluso antes de que esas ayudas estén listas.

FUENTE: Motorpasión:México/Jesús Martín

Comments

comments