Medellín redujo el calor con un entramado de corredores verdes

Medellín redujo  el calor con un entramado de corredores verdes. Moisés Castro vende frutas en un puesto de la Avenida Oriental de Medellín desde hace más de 30 años.

Aún recuerda cuando hace décadas el gobierno local derribó los árboles que bordeaban la calle como parte de un proyecto para mejorar el tráfico. Hoy, la avenida sigue siendo una típica gran vía con mucho tráfico y comercio.

Pero gracias a la revocación de decisiones tomadas anteriormente en torno a su vegetación, en los alrededores de la arteria vial florecen grandes árboles frutales, arbustos y flores. Castro asegura que tanto la calidad del aire local como la temperatura han mejorado.

Combatiendo las islas de calor

Y es que la temperatura en esta área no solamente es agradable durante todo el año; sino también es notablemente más fresca que en otras zonas de la ciudad que no cuentan con vegetación.

Aquí los carriles para bicicletas bordean las calles y los peatones pueden descansar en bancos bajo la sombra. A veces apodada como la «ciudad de la eterna primavera», el clima templado de Medellín atrae turistas durante todo el año.

Pero la creciente urbanización también ha expuesto a la metrópolis al llamado efecto isla de calor. Esto es que los edificios y las carreteras absorben y retienen el calor. Sin embargo, sus nuevos corredores verdes han demostrado ser eficaces revirtiendo este impacto. Han ayudado a reducir la temperatura en 2°C en toda la ciudad; según datos del gobierno local vistos por BBC Future Planet.

Lea también:   Barclays no financiará nuevos proyectos de petróleo y gas

Millones de plantas

Medellín es la segunda ciudad más grande de Colombia después de Bogotá. E inició su programa de «corredores verdes» en 2016 debido a preocupaciones por la contaminación del aire y el aumento del calor.

Compuesto por más de 30 corredores verdes, el sistema conecta carreteras verdes, jardines verticales, arroyos, parques y colinas. Inicialmente, el proyecto implicó sembrar unas 120.000 plantas y 12.500 árboles en carreteras y parques.

Luego se propuso cultivar otros 2,5 millones de plantas más pequeñas y 880.000 árboles en toda la ciudad para 2021. La idea era conectar los espacios verdes de la ciudad a través de avenidas y calles llenas de árboles y sombra. La inversión inicial del proyecto fue de $16,3 millones; estimándose que el mantenimiento anual costó cerca de 625.000 en 2022, según el gobierno local.

El ejemplo de Medellín

El proyecto ha dado la vuelta al mundo debido a sus sorprendentes resultados refrescando la ciudad. Además de reducir el calor, los expertos dicen que ha ayudado a mejorar la calidad del aire. Y le ha devuelto la vida silvestre a la ciudad.

En un momento de incertidumbre por las olas de calor que estamos viviendo, el enfoque de Medellín con sus corredores verdes ofrece una solución popular. Y de bajo costo que cada vez más ciudades buscan replicar.

Aparte de las inquietudes sobre el calor urbano, el proyecto de corredores verdes de Medellín fue puesto en marcha debido a la mala calidad del aire; causada en gran medida por el enorme crecimiento del transporte privado en la ciudad.

Lea también:   La Amazonía podría colapsar en 2050

Si quieres leer la nota completa, ingresa a BBC Mundo.

Medellín redujo  el calor con un entramado de corredores verdes

Foto: Cortesía

Fuente: BBC Mundo