Noruega impone su arquitectura verde y eficiente. Tras varios años de ser uno de los líderes en desarrollo sostenible en Europa, hoy impone una arquitectura que literalmente está cambiando el panorama de la nación nórdica.

El primer hotel con energía positiva, un restaurante subacuático o un baño público desde el que visualizar los fiordos son algunos ejemplos de cómo logran integrar arquitectura y naturaleza.

LEE TAMBIÉN Eligen los 100 mejores edificios del siglo XX

Espacios surgidos de la propia naturaleza

Noruega encamina su arquitectura a lograr edificios y espacios que parezcan surgidos de la propia naturaleza. Espacios que se integren con sus lagos, bosques, glaciares y montañas como un elemento más de admiración y belleza.

Sus edificios siguen un principio de sostenibilidad que además de unificarse con su entorno son neutros en emisiones de CO2. Además producen su propia energía y son construidos con materiales reciclados, ecológicos y que se encuentren como la madera y la piedra.

Un reporte oficial que recoge Energía Limpia XXI destaca que en 2010 se creó el Consejo de Construcción Ecológica de Noruega. Posteriormente se llamaría Consejo Noruego de Edificios Verdes. El objetivo: impulsar la sostenibilidad en las futuras edificaciones en el país.

Ese mismo año se estableció como norma obligatoria la emisión de un certificado de rendimiento energético para cualquier edificio que se construya, venda o alquile.

Edificios generadores de energía

En la ciudad de Prossnun se está construyendo un edificio único que generará más energía de la que utiliza.

LEE TAMBIÉN:   Blockchain: cinco claves para entender qué es

Powerhouse Telemark. Diseñado por el estudio internacional Snohetta con forma de diamante para aprovechar la energía solar gracias a los paneles fotovoltaicos que se instalarán en su tejado. También dispondrá de bombas de calor que cubrirán las necesidades de calefacción.

La fachada sur será de vidrio transparente. La que se encuentra orientada al noreste se construirá con madera. Mientras que la fachada norte se hará con materiales reciclados de otros edificios demolidos en la zona.

La Ópera de Oslo

Oslo, capital noruega, experimenta enormes cambios con un importante número de edificios y proyectos de desarrollo urbano en marcha.

Todo empezó hace 10 años cuando se inició la obra más emblemática de la ciudad, la Ópera de Oslo. Ella supuso un cambio hacia una arquitectura más comprometida. Oslo tiene el récord de nuevas oficinas construidas certificadas por el Consejo Noruego de Edificios Verdes bajo el estándar BREEAM-NOR.

Uno de los proyectos sostenibles más exitosos es Vulkan, una antigua área industrial de Oslo, en la orilla occidental del río Akerselva. Ha sido rehabilitada y convertida en una de las zonas más características de la ciudad.

En ella se combinación su actividad empresarial y cultural: restaurantes, bares, bloques residenciales, zonas específicas para conciertos, oficinas y tiendas. Pero el mayor logro de esta superficie es que todos los edificios comparten equipos y recursos. Y el área es prácticamente autosuficiente en la producción de energía destinada a calefacción y refrigeración.

LEE TAMBIÉN:   Desgaste físico y mental ocasionan fallas en servicios públicos

Turismo sostenible hasta en su arquitectura

Noruega es destino de turismo sostenible hasta en su arquitectura.

El país escandinavo vive una relación de respeto y cuidado por la naturaleza. Muchas de sus ciudades siguen principios de sostenibilidad y han logrado la certificación de destino sostenible. Esto se refleja en sus construcciones. Sus ciudadanos y visitantes podrán disfrutar de algunas maravillas de la arquitectura.

Ureddplassen, es un baño público que se ha convertido en una obra de arte situada en Helgelandskysten. Cualquier viajero podrá recrearse con las vistas al mar y a los fiordos. Es obra de los arquitectos Marit Justine Haugen de Oslo y Dan Zohar que han recreado la forma de una ola, utilizando vidrio esmerilado y hormigón.

Una muestra de los avances en materia de arquitectura sostenible es Svart. Se convertirá en el primer hotel del mundo con energía positiva y que tiene prevista su apertura en 2021.

Y será completamente sostenible. Su consumo anual será de 85% menos que un hotel moderno y producirá su propia energía. Su forma circular busca optimizar la energía cuando el sol incida sobre los paneles solares del edificio durante todo el año. Curiosa también será la forma de acceso al hotel, únicamente podrá hacerse a través de un barco de energía neutra.

También tienen la sauna más espectacular, Soria Moria Sauna. Está situada en el lago Bandak Lake. Se compone de materiales locales y naturales como la madera. Se caracteriza por un diseño inspirado en las empinadas laderas que rodean el lago. Es una muestra más de cómo integran arquitectura y naturaleza.

LEE TAMBIÉN:   En Bolívar es dramática la realidad de los servicios públicos

Restaurante subacuático

Pero para aquellos que quieran disfrutar de unas auténticas vistas del mar, podrán hacerlo en Under, el primer restaurante subacuático de Europa. Y el más grande del mundo que abrirá sus puertas en 2019.

Una muestra de cómo la arquitectura noruega se fusiona con su entorno. Una sección del edificio coincide con la entrada de la superficie. Y bajando por las escaleras se descenderá a una profundidad de 5 metros, con un panel de vidrio que permite ver el interior del mar Skagerrak.

Noruega impone su arquitectura verde

Fuente: Energía Limpia para Todos

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »