En este momento estás viendo OIT: empleo en Latinoamérica crecerá apenas 0,9%

OIT: empleo en Latinoamérica crecerá apenas 0,9%

OIT: empleo en Latinoamérica crecerá apenas 0,9%. El informe global de perspectivas del mercado laboral global de la OIT; calcula una estabilización de la cifra de desempleados en Latinoamérica (22 millones) tanto para este año como para el próximo. Esto tras un crecimiento regional del empleo de 6,4% en 2021 y de 4,9% en 2022.

Así lo dejó claro en el informe anual en el que advirtió que sobrevendrá una fuerte desaceleración en el empleo; reseñó el portal DW.

La tasa de desempleo en los países latinoamericanos se mantendrá igualmente estable en 7% estos dos años. Incluso por debajo del porcentaje anterior a la pandemia (8% en 2019). Y después de que en 2020, el año en el que la crisis sanitaria impactó más en el empleo, se elevara al 10,2%.

Al respecto, el informe considera que Latinoamérica se verá perjudicada por las incertidumbres políticas y la inflación; que en 2022 ya se tradujo en desaceleraciones en países como México o Brasil. Y que en 2023 continuará reduciendo la demanda externa de materias primas y otros productos de la región.

Más desigualdad regional y mundial: pierden las mujeres

Además, las cifras de la OIT prevén que se pase de 315 millones de personas empleadas en 2022 (58% de la población activa) a 317,9 millones en 2023. Y a 322,5 millones en 2024, con tasas aún muy desiguales según el género.

Pero destacó que en 2022, mientras el porcentaje de empleo en la población activa masculina en Latinoamérica fue del 70% (183 millones de trabajadores); en la femenina sólo se elevó a 46,5% (132 millones).

LEE TAMBIÉN:   Cedice: se necesitan $17.670 millones para mejorar servicios públicos

En este sentido, advirtió que la desaceleración actual de la economía mundial obliga a más trabajadores a aceptar empleos mal remunerados; precarios y desprovistos de protección social. Lo cual acentúa las desigualdades exacerbadas por la crisis del COVID-19.

También prevé la OIT un ligero aumento del desempleo mundial este año, de alrededor de tres millones de personas; para alcanzar 208 millones (tasa de desempleo mundial del 5,8%). Esto marca una inversión de la baja observada de 2020 a 2022.

Empujados la pobreza

Como consecuencia de la inflación, los precios aumentan más rápido que los ingresos nominales del trabajo. Por ello, más personas podrían verse precipitadas hacia la pobreza, advierte la OIT. Esta tendencia se agrega a las bajas importantes de ingresos constatados durante la crisis del COVID-19.

A esto se suman nuevas tensiones geopolíticas, el conflicto en Ucrania, la recuperación desigual tras la pandemia; y la persistencia de cuellos de botella en las cadenas mundiales de suministro. Dando lugar a una situación de estanflación (inflación elevada y crecimiento económico insuficiente), por primera vez desde el decenio de 1970.

Ahora, el crecimiento del empleo debería reducirse claramente este año, en 1% (frente a 2,3% en 2022). Una importante revisión a la baja de 0,5% con relación a la anterior proyección.

«El menor ritmo del empleo a escala mundial significa que las pérdidas ocasionadas durante la crisis del COVID-19 probablemente no se compensen antes de 2025»; indicó el director del departamento de la investigación de la OIT y coordinador del informe, Richard Samans.

LEE TAMBIÉN:   OPEP: demanda de petróleo de China repuntará en 2023

Crecen la inflación y el empleo informal, caen los salarios

Pero el desempleo debería recuperarse moderadamente este año. Pues gran parte del golpe será absorbido por la baja rápida de los salarios reales en un contexto de aceleración de la inflación; en vez de supresiones de empleos, explica la OIT.

El informe identifica una nueva medida global: «el déficit global de empleos». Además de las personas desempleadas (205 millones en 2022); la medida incluye a personas que quieren trabajar pero no buscan activamente empleo (268 millones). Bien sea porque están desanimadas o porque tienen otras responsabilidades, por ejemplo, de orden familiar.

El año pasado, el déficit mundial de empleos llegaba a 473 millones (más que en 2019). Ese déficit es particularmente importante para las mujeres y los países en desarrollo.

La OIT calcula que en América Latina hay unos 57,1 millones de personas que están en desempleo o quieren trabajar pero no pueden (16,3% de la población activa). También destaca que la tasa de informalidad, uno de los grandes problemas estructurales del empleo en Latinoamérica, se sitúa en 53,7%; habiendo aumentado a consecuencia de la pandemia.

OIT: empleo en Latinoamérica crecerá apenas 0,9%

Foto: Cortesía

Fuente: DW

Comentarios

Comenta en Facebook