Oscar Olinto Camacho: “Hacer vivienda no es hacer ciudad”

Oscar Olinto Camacho: “Hacer vivienda no es hacer ciudad”

Oscar Olinto Camacho: “Hacer vivienda no es hacer ciudad”. Está convencido de que el cambio en Venezuela será más pronto de lo que imaginamos. Asegura que ningún país del mundo se ha sostenido por la ausencia de poder. Quienes hoy se mantienen al frente sólo lo hacen porque ejercen la represión, no porque garanticen la gobernabilidad.

Para el arquitecto y experto en Planificación Urbana Oscar Olinto Camacho, “el cambio es irreversible”. El saber que estamos próximos a concretar el cese de la usurpación es una noticia que, enfatizó, debería llenar de optimismo a todos los venezolanos, porque se abrirá una nueva etapa que permitirá, con buena gerencia, empezar a construir la nación que la mayoría sueña.

LEE TAMBIÉN Juan Andrés Sosa: “Estamos listos para edificar la Venezuela que queremos”

“No hay posibilidad histórica de gobernar un país sino ejerces el poder”

No hay posibilidad histórica de gobernar un país sino ejerces el poder. Y aquí no se está ejerciendo el poder, se está ejerciendo la represión bajo una forma totalitaria y militarista del poder”, dijo quien se considera un crítico acérrimo de Hugo Chávez y Nicolás Maduro por haber destruido el concepto de ciudad al considerar – por razones ideológicas – que esta es el bastión del capitalismo y no el baluarte de progreso.

A su parecer “Chávez no pensó que hacer vivienda no es hacer ciudad”. Construir edificaciones sin garantizarles servicios, equipamiento, movilidad, sólo implica el traslado de un problema social  a otro lado.

Lúcido como pocos, Oscar Olinto Camacho conversó con Gente que Construye, acerca de la necesidad de comenzar a hacer esfuerzos para educar y formar a la sociedad, pero fundamentalmente para generar ciudadanía.

Parafraseando al brillante arquitecto Carlos Raúl Villanueva, aseveró “para mí, mucho más importante en el futuro no es saber cómo va a ser la ciudad sino saber cómo va a ser la sociedad”.

Para mí, mucho más importante en el futuro no es saber cómo va a ser la ciudad sino saber cómo va a ser la sociedad

Para mí, mucho más importante en el futuro no es saber cómo va a ser la ciudad sino saber cómo va a ser la sociedad

Chávez destruyó la ciudad por ser “bastión del capitalismo”

–En los últimos 20 años, hemos visto el crecimiento desorganizado de las ciudades como consecuencia de la reubicación en sectores urbanizados y consolidados de parte de la población excluida socialmente. Chávez y Maduro sólo se ocuparon por trasladar la pobreza de un sitio a otro. Esa realidad está allí y son familias que no pueden ser sacadas de las edificaciones construidas por la Misión Vivienda.

–Vamos a hacer algo de historia. La ignorancia urbanística de Chávez era descomunal. Como buen totalitario ignorante de la ciudad, creó en un momento dado la Misión Vuelta al Campo.

Quien maneja el más elemental conocimiento de urbanismo sabe que volver al campo es irreversible. El fenómeno de la urbanización seguirá porque la ciudad ha sido el gran bastión del progreso, la intelectualidad, la cultura.

El avance se da en las ciudades, no en el campo. Chávez tenía una mentalidad totalmente arcaica, atávica y primitiva. Creyó, como Mao Tse Tung y Fidel Castro, que había que paralizar las grandes ciudades porque para ellos la ciudad es el bastión del capitalismo y había que destruirlo.

Después comenzó a considerarla y a desarrollar aquellos proyectos de cultivos organopónicos, gallineros verticales, etc., en zonas urbanas como Parque Central. Cambia de pensamiento sobre la ciudad por razones electorales y entiende que para ganar necesita los votos, no del campo, sino de la ciudad.

–¿Y qué hizo?

–Algo brutalmente tosco. Crear la Gran Misión Vivienda.

Todas las teorías de localización moderna que uno conoce y enseña en la universidad fueron ignoradas por Chávez. Él no se rodeó de gente competente. Y como tenía que ganar las elecciones a como diera lugar, prometió viviendas en las ciudades.

A los ministros que no pudieron resolver el problema, les quitó las competencias y él mismo decidió encargarse. Así que Chávez aplicó su propia teoría de localización y decidió dónde construir los edificios de la Misión Vivienda.

Quien maneja el más elemental conocimiento de urbanismo sabe que volver al campo es irreversible

Quien maneja el más elemental conocimiento de urbanismo sabe que volver al campo es irreversible

Chávez metió enclaves que no estaban preparados para una vida urbana

–Comenzó con las expropiaciones.

–Sí. Veía un terreno y decía “este es, anota” y “me expropias este y aquel”. Hizo una localización residencial en sitios donde su mentalidad comunista aspiraba homogeneizar. Pero la ciudad, en el régimen que sea, es heterogénea.

Chávez no pensó que hacer vivienda no es hacer ciudad. Si tú no garantizas los servicios, el equipamiento, la movilidad, el transporte, todo lo que complementa una vivienda, no haces nada.

LEE TAMBIÉN:   Jamaica toma control total de refinería de Pdvsa en la isla

Y no midió las consecuencias terribles de tipo social que generó. Entró con los edificios en la avenida Libertador, El Paraíso, Santa Mónica, Montalbán, y metió enclaves que no estaban preparados para una vida urbana.

Además de la respuesta social, saturó los pocos servicios públicos que quedaban. Él creó el caos y no le importó. En el fondo Chávez estaba destruyendo la ciudad, era lo que él quería.

–Y generó problemas a la clase media que vive en las urbanizaciones.

–Además de destrozar la ciudad, su idea era destrozar a la clase media para ponerla al lado de un enclave social que no tiene la cultura, los medios, las condiciones ni la educación para convivir heterogénea y civilizadamente.

–¿Qué hay que hacer entonces con la Misión Vivienda desde el punto de vista urbanístico?

–Ya se verá, porque esos son enclaves destructivos. No se cohesionan ni se integran con los vecinos.

El que no conoce su ciudad no conoce su sociedad. Como decía el maestro Carlos Raúl Villanueva: “para mí, mucho más importante en el futuro no es saber cómo va a ser la ciudad sino saber cómo va a ser la sociedad”.

Cada sociedad organiza su espacio, su ciudad, de acuerdo a su naturaleza y contenido político e ideológico. Tú no le puedes pedir a una sociedad socialista que tenga una imagen física capitalista. Ni a una sociedad capitalista que tenga una imagen física de pobreza.

La Misión Vivienda son enclaves destructivos. No se cohesionan ni se integran con los vecinos

La Misión Vivienda son enclaves destructivos. No se cohesionan ni se integran con los vecinos

Al cambiar la sociedad cambia el futuro

–De acuerdo con lo que dice, entendemos que la tarea principal es construir sociedad…

–Al cambiar la sociedad cambia el futuro. La gente se angustia y lo hace porque Venezuela sufre de una cultura inmediatista. La renta petrolera de los 40 nos creó una riqueza inmediata, sin trabajo, sin proyecciones, donde el esfuerzo es secundario frente a la riqueza dada.

El único político que ha trabajado contra el inmediatismo es Juan Guaidó. Él tiene una estrategia maravillosa. El cambio es irreversible. No hay posibilidad histórica de gobernar un país sino ejerces el poder. Y aquí no se está ejerciendo el poder, se está ejerciendo la represión bajo una forma totalitaria y militarista del poder.

–Pero hay que hacer algo al respecto y pronto.

–Ya les expliqué el origen de esa misión proselitista, populista y fatalista de Chávez hacia la ciudad. Chávez destruyó las ciudades porque construyó viviendas sin hacer ciudad. Y además esa misión es inauditable. No se sabe cuánto se ha gastado en ella.

Me preguntas qué hacer. Allí se necesita un programa de rehabilitación social muy fuerte que debe empezar por crear empleos permanentes y crecientes para los habitantes de las misiones. Y eso sólo es posible en una sociedad sana económicamente.

Mientras tanto son enclaves perturbadores de la ciudad.

Se necesita un programa de rehabilitación social muy fuerte que debe empezar por crear empleos permanentes y crecientes para los habitantes de las misiones

Se necesita un programa de rehabilitación social muy fuerte que debe empezar por crear empleos permanentes y crecientes para los habitantes de las misiones

Saber vivir en ciudad es crear ciudadanía

–Usted estuvo al frente del Consejo Nacional de la Vivienda (Conavi) y desde allí hizo importantes propuestas en materia de desarrollo urbano. También tuvo la oportunidad de participar en un programa que Cordiplan y Naciones Unidas adelantaron sobre el proceso de urbanización y desarrollo de Venezuela ¿Qué rescataría de ambas experiencias para aplicarlas en estos momentos?

–Cordiplan empezó un programa con Naciones Unidas sobre el estudio del proceso de urbanización y desarrollo de Venezuela. El nombre del proyecto era “Estudio sobre el fenómeno de urbanización en Venezuela”, mejor conocido como Ven11. Corría el año 70. El proyecto no duró dos años.

Allí estaban buscando profesionales con especialidad en Desarrollo Urbano y dirigí el equipo físico-urbano. Aprendí mucho porque trabajé con mucha gente preparada.

Actualmente no se puede rescatar nada por lo que expliqué. Hay que cambiar la sociedad: “Más importante es para mí cómo va a ser la sociedad del futuro que la ciudad del futuro”. Y la sociedad del futuro tiene que cambiar pronto, porque con este pensamiento atávico de ignorancia urbanística que tienen militares y civiles en el poder, no podemos avanzar.

–Aprender a vivir en ciudad implica ser ciudadano.

Saber vivir en ciudad es crear ciudadanía. Y estos lo que menos crean es ciudadanía, ellos han creado un servilismo ideológico que ya fracasó en todos los países.

De este lado hay equipos, grupos, talento. Lo que no tenemos es el poder para hacer. Hay que cambiar el poder para que haya sociedades y ciudades distintas.

LEE TAMBIÉN:   Corea del Sur apoyará financiera y materialmente en la reconstrucción de Venezuela

A mí lo económico no me preocupa, porque apenas cambie el gobierno los organismos multilaterales serán los primeros que inyectarán recursos. Y muchos de quienes se han ido regresarán cuando se les garantice empleos, seguridad jurídica, calidad de vida.

–Hay mucho optimismo en sus palabras.

–Viendo la sociedad a futuro, haciendo prospectiva, uno se pregunta ¿Cómo se puede ser pesimista si estamos en un territorio que tiene las tres cuartas partes sumidas en el paleolítico superior?

En Venezuela no sabemos qué hay. Esto no es Europa que todo está milimetrado. Aquí tú te vas monte adentro y te pones a buscar y consigues. Nadie sabe qué hay debajo del suelo en tres cuartas partes del país.

¿Cómo ser negativos? Yo no lo veré, pero la gente que hoy tiene 5 – 10 años lo verá si el país es bien gerenciado en adelante. Este es un país que tiene todo para hacer.

En Venezuela no sabemos qué hay. Esto no es Europa que todo está milimetrado

En Venezuela no sabemos qué hay. Esto no es Europa que todo está milimetrado

Carlos Olinto Camacho, el académico

–Usted dijo “lo mío es la academia”. Háblenos de su paso por la academia.

–Mi paso por la academia empezó poco después de que me gradué en 1965 en la UCV. En 1968, trabajaba en el Banco Obrero y por allí me fui becado a la Architectural Association (AA) en Londres donde hice un Máster en Planificación Urbana que culminó en 1970.

Al regresar, el profesor José Miguel Galia, arquitecto muy famoso, llamó y me preguntó si tenía interés en la docencia. Le respondí “me encanta” y me ofreció medio tiempo en la UCV. Amaba la docencia porque mi padre fue docente y pedagogo. Era más conocido como docente que como médico.

Empecé a trabajar en la UCV en 1972. Me enamoré tanto de lo que hacía que agarré tiempo completo.

Pero mi papá que era muy sabio y además pedagogo, me dijo “mire hijo, a mí me encanta que usted siga en la docencia, pero le voy a dar una recomendación: no se quede tiempo completo, váyase de 7:00 a 1:00 y en la tarde se ocupa de su oficina, porque no hay nada peor que llegar a viejo limpio: a los viejos limpios no lo quieren ni los hijos”.

Empecé en la UCV en 1972 hasta 1998 cuando me jubilé. Ese gusanito por la docencia, ese amor y pasión por la academia, es una imbricación que algunos dicen es patológica.

–Y ahora está en la USB.

–Al tercer año de mi jubilación, estaba escribiendo y haciendo algunas consultorías. Me llamaron para dar clases en la USB.

Al principio dije que no, pero ya tengo 17 años dando clases en las carreras de Arquitectura y Urbanismo de la USB. Empecé con la materia de Arquitectura y Urbanismo que diseñaron Lorenzo González y David Gouverner. Hoy doy Producción de los barrios en Venezuela y taller 8. Estaré hasta julio de este año por razones de movilidad. Ya me he accidentado tres veces subiendo y bajando.

–¿Cuánto gana un profesor universitario?

–Profesores titulares con PhD ganamos en Venezuela $16, más un bono de doctorado que nos dan en diciembre. Ponle que llegamos a Bs.100.000.

Tengo 17 años dando clases en las carreras de Arquitectura y Urbanismo de la USB

Tengo 17 años dando clases en las carreras de Arquitectura y Urbanismo de la USB

Carlos Olinto Camacho, el escritor

–¿Puede comentarnos sobre su faceta de escritor?

–Me tocó organizar la biblioteca de Víctor Fossi, exdecano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV, tras su muerte. Él me designó su albacea. Pasé cuatro meses organizándola.

Y escribí un libro que se llama “Tres pioneros del urbanismo moderno en Venezuela: Gustavo Ferrero Tamayo, Víctor Fossi y José Guillermo Yáber”. Me lo publicó la Simón Bolívar a través de la Editorial Equinoccio. Ese libro y la organización de la biblioteca de Fossi son los trabajos que más he disfrutado.

Lo hice porque me llamó poderosamente la atención el hecho de que salvo Fossi, que sí dejó escritos, de Ferrero Tamayo y Yáber que han hecho mucho, la gente no conoce su obra.

–¿Qué otras cosas ha escrito?

–Escribí en un libro que publicó Roberto Briceño León que se llama “Ciudades de vida y muerte: La ciudad y el pacto social para la contención de la violencia”. Me pidió que hablara de la exclusión social en los barrios.

Creo que el término marginal ya está obsoleto. No son marginales porque participan en todas las actividades, pero están excluidos de la parte de infraestructura y servicios. Para los pobres de las ciudades la vivienda no es un problema, ellos saben resolverla en 20 años.

LEE TAMBIÉN:   Imprimen piel y huesos humanos 3D para astronautas

¿Cuál es el problema de la vivienda? La exclusión de lo que ellos no pueden hacer y corresponde al Estado: urbanizar, servicios, vialidad, equipamiento, empleo.

Al rancho no lo quiere ni quien lo construye. Históricamente se ha demostrado que con el paso del tiempo esa vivienda va mejorando y a los 20 años es una casa consolidada. Ese es un esfuerzo espartano de los pobladores de barrios.

El libro fue publicado por la Editorial Planeta y en él participamos ocho articulistas. En el área Urbana estamos Teolinda Bolívar, Iris Rosas y yo.

El término marginal ya está obsoleto. No son marginales porque participan en todas las actividades, pero están excluidos de la parte de infraestructura y servicios

El término marginal ya está obsoleto. No son marginales porque participan en todas las actividades, pero están excluidos de la parte de infraestructura y servicios

Los barrios no son prioridad para arquitectos ni políticos

En la UCV sigo dando Producción de los barrios en Venezuela. Ese es un curso que monté en la Simón Bolívar, porque no concibo que un Urbanista de la Simón se gradúe sin que sepa que existen los barrios.

No está entre las prioridades de los arquitectos y urbanistas el 57% de la población venezolana. Tampoco está entre las prioridades de los políticos ese 57% de la población que vive en barrios.

–¿Y ese porcentaje de dónde lo saca?

–Del Censo de 2012.

–Usted nos hubiera dicho 62% y se lo creemos.

–Hasta ahora es 57% porque hay que tomar en consideración otros indicadores y modalidades.

Ahora se están poblando los barrios, porque la clase media baja ya no puede pagar un apartamentico en los sectores bajos de la ciudad: El Cementerio, Los Rosales, El Valle, etc.

La gente que era clase media se está yendo hacia los barrios y estos genios de pobladores de los barrios, crearon un mecanismo para compensar la caída del salario real desde hace más de 25 años que es el mercado de alquiler.

Escribí un libro sobre el mercado y la propiedad en los barrios en el año 87 y el estudio se hizo en La Vega y Petare. Y en Petare el alquiler llegaba a 42%. Son familias que alquilan piezas, anexos, apartamenticos en viviendas consolidadas.

–Lo que ellos llaman viviendas con platabanda…

–Lo que pasa es la que la platabanda nunca es definitiva. Arriba siempre tienen un techo de zinc, es decir, el límite de crecimiento es el cielo y la desgracia la van a recibir en el cielo si aquí llega a temblar.

Porque no va a pasar lo del año 67. A los barrios los protegió la infraestructura liviana que tenían esas edificaciones, pero ahora han construido demasiados pisos que hay un macizado tan grande y pesado que los hará caer como barajitas.

Ahora se están poblando los barrios, porque la clase media baja ya no puede pagar un apartamentico en los sectores bajos de la ciudad

Ahora se están poblando los barrios, porque la clase media baja ya no puede pagar un apartamentico en los sectores bajos de la ciudad

ANÉCDOTA

Ernesto Fuenmayor Nava es un Arquitecto egresado de la UCV en 1948. Y es un gran amigo de Oscar Olinto Camacho.

Camacho relató que lo conoció cuando cursaba la carrera en la máxima casa de estudios del país. Fuenmayor era profesor. Hace poco recibió una llamada telefónica de él.

Él tiene 91 años y me llamó para que le consiga un perito porque tiene en mente un proyecto para desarrollar unos terrenos en Puerto Cabello. Le dije que la situación del país no es la más idónea para invertir y me respondió: ‘pero lo voy pensando Oscar Olinto, pero lo voy pensando’. Me dice que quiere echarle, porque esto no dura más de un mes”.

Arquitecto egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1965

Arquitecto egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1965

Oscar Olinto Camacho

/Arquitecto egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1965.

/Maestría en Planificación Urbana en la Architectural Association de Londres (1970).

/Doctorado (PhD) en Estudios Urbanos Regionales en la Universidad de Londres (1982).

/Presidente del Consejo Nacional de la Vivienda (Conavi) (1992-1994).

/Docente e investigador en el campo del desarrollo urbano y de la vivienda de los sectores populares en Venezuela. Ejerció durante 26 años (1972-1998) como profesor en la UCV.

/Fundó el Departamento de Estudios Urbanos de la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la UCV. Fue su primer director (1974).

/Profesor investigador de la Universidad Simón Bolívar en la carrera de Urbanismo y miembro del Consejo Consultivo del Instituto de Estudios Regionales y Urbanos (IERU) de la USB.

/Asesor en planificación, desarrollo urbano y vivienda.

/Tiene un sinfín de publicaciones recogidas en revistas y libros nacionales e internacionales, vinculados con su área de trabajo.

Oscar Olinto Camacho: “Hacer vivienda no es hacer ciudad”

Fuente: Revista GENTE QUE CONSTRUYE

Comments

comments