Pacientes renales en Venezuela: una lucha desesperada por sus vidas. La incompleta dotación del Seguro Social ha llevado a los pacientes renales de Venezuela, a emprender una lucha desesperada por sus vidas. Los fármacos de alto costo no se consiguen en el país; y los que llegan importados por privados, se venden a precios realmente inaccesibles para la mayoría de ellos.

El clamor pica y se extiende entre los pacientes renales que hoy solicitan al Estado la donación de vitaminas. Esto además de la regularidad de las diálisis para retomar las 4 horas; y que garanticen la atención de las enfermeras, quienes han renunciado por los bajos sueldos.

La denuncia fue realizada por Héctor Colmenares, presidente de la Fundación “Amigos del paciente renal”, quien aún no recibe respuesta de la Dirección de Salud por la dotación de medicamentos.

“El Seguro Social no da las vitaminas y Sanidad apenas asegura 2 o 3 ampollas de la vitamina B12”, comenta.

Esta es una cantidad chucuta, porque cada paciente necesita en promedio 13 dosis al mes. Y a esto se suma el hecho de que el dinero no les alcanza para la dieta, y menos para cubrir el estimado de 3 inyecciones que tienen un valor de 8 millones de bolívares.

Colmenares indica que les preocupa el hecho de que son sometidos a ciclos de diálisis de 3 horas, cuando lo normal son 4 horas.

“Tienen tiempo que se excusan en la falta de transporte para el personal; y nosotros deberíamos recibir el tratamiento completo”, se queja Colmenares. Y reitera el riesgo de que algunas unidades se queden sin enfermeras ante las renuncias por bajos sueldos. Ellas son profesionales especializadas en el área que monitorean los valores de los pacientes, sin que se les reconozca.

LEE TAMBIÉN:   Esquema 7+7 redujo trabajo aduanero en 70%

En San Cristóbal pagan el motor de ósmosis de sus bolsillos

Fueron más de 400 mil pesos los que reunieron 32 pacientes de diálisis para arreglar el motor del sistema de ósmosis del Hospital del Seguro Social Patrocinio Peñuela en San Cristóbal.

Y es que por cuatro meses, este aparato estuvo dañado. Durante ese lapso el gobierno nacional no ofreció respuesta oportuna, mientras los pacientes corrían el riesgo de presentar complicaciones a corto y largo plazo.

Fue entonces cuando los pacientes, decidieron recaudar los recursos y cancelar a un técnico el mantenimiento, para así salvar sus vidas y no sufrir daños colaterales.

El sistema de ósmosis es el encargado de llevar el agua purificada y libre de contaminantes a las máquinas para poder realizar la terapia; pero debido a la avería, los trabajadores del centro de salud estuvieron pasando el agua de la tubería por un filtro de “carbón y arena para retirar algunas partículas”.

Pacientes renales en Venezuela: una lucha desesperada por sus vidas

Fuente: La Prensa de Lara

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »