PDVSA podría producir 1 millón de b/d en agosto de 2023

PDVSA podría producir 1 millón de b/d en agosto de 2023. Petróleos de Venezuela (PDVSA) podría  producir 1 millón de barriles diario de crudo en agosto de 2023. La proyección se da porque la tendencia actual del comportamiento no es muy positiva.

Así lo estima el experto en materia energética, Nelson Hernández, citado por Banca y Negocios.

Hace par de semanas, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mostró en su más reciente informe, un comportamiento no muy positivo de la producción petrolera venezolana. De hecho, el propio gobierno reconoció un descenso promedio de 60.000 barriles diarios (bd) en marzo; y ante este resultado aparecen cada vez más dudas sobre las expectativas de incremento del bombeo de crudo.

De acuerdo con la óptica de Hernández, la tendencia actual parece que se mantendrá este año; por lo cual la extracción de un promedio de 1 millón de barriles diarios se retrasaría hasta agosto de 2023.

No se ha podido levantar

«Para marzo de 2022 se tiene una producción cercana a la que tenía hace 24 meses», dice. Lo que para el especialista es un retroceso muy grave.

«A partir de junio de 2020, la producción comienza a incrementarse con subidas y bajadas, ya que estabilizar el potencial alcanzado se hace cuesta arriba. Entre junio de 2020 y marzo de 2022, se incrementó en 360.000 barriles diarios; equivalente a un incremento promedio intermensual de 17.000 barriles diarios. Este incremento anualizado es de 200.000 barriles diarios», dice Hernández en su análisis.

Y añade que «de continuar las condiciones actuales y aplicando el incremento intermensual señalado, una producción de 1 millón de barriles diarios se alcanzaría en agosto de 2023».

Factores a superar

A juicio del analista hay «factores principales, no excluyentes, que restringen el aumento del potencial de producción de petróleo» en Venezuela; los cuales deben ser superados para acelerar la extracción de crudo en los próximos meses.

1.- La no disponibilidad oportuna de diluentes para la producción de crudos comerciales, a partir de petróleo pesado y extrapesado.

2.- La ausencia de taladros activos. Según las cifras de la OPEP desde 2019 solo se ha añadido una plataforma de perforación nueva.

3.- La ausencia de empresas de servicios de pozos.

4.- La obsolescencia tecnológica de buena parte de la infraestructura productiva de PDVSA.

5.- Indisponibilidad de recursos financieros.

6.- Una fuerza de trabajo no completamente idónea.

7.- Las sanciones estadounidenses contra la industria, aunque estas han sido en buena medida superadas, a través de «mecanismos no transparentes».

Formular estrategia

A juicio de Nelson Hernández, la industria debe formular una estrategia que permita superar estas limitaciones de manera integral. Porque no se aumentará el potencial de producción a niveles suficientes para aprovechar una coyuntura de mercado como la actual, si se enfrentan individualmente.

Si bien otros analistas, como el economista Rafael Quiroz Serrano, no fueron sorprendidos por los datos sobre la producción petrolera venezolana del informe OPEP; asumen ahora que la situación parece más grave de lo que muchas expectativas señalaban. Pues la meta de alcanzar una producción sostenible de 1 millón de barriles por día parece más lejana.

Y la meta trazada de llegar a 2 millones de barriles diarios luce ahora inalcanzable para lo que resta de año.

PDVSA podría producir 1 millón de b/d en agosto de 2023

Foto: Cortesía Fernando Llano / AP

Fuente: Banca y Negocios