Pobreza disuelve los grupos familiares. En Venezuela los grupos familiares no son viables, no tienen cohesión, no mantienen su integración. Esto ocurre porque la mayoría de su población se encuentra en pobreza extrema.

Así lo señaló el sociólogo Nelson Fréitez, profesor de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado; y defensor de los Derechos Humanos, tras ser entrevistado por El Impulso.

A su parecer, eso es lo primero que se debe considerar cuando se observa la situación de la niñez venezolana; pues el grupo familiar no tiene los medios para garantizar la protección, la alimentación y el cuidado de todos sus integrantes.

Según el sociólogo, como no puede lograrse la cohesión de la familia, entonces se generan estrategias de sobrevivencia; para, precariamente, mantener la manutención de sus integrantes.

“Una de las estrategias de sobrevivencia es el desplazamiento o la migración forzada de uno de los integrantes; fuera de su ámbito o del país”; con la intención de “buscar los recursos que permitan financiar, sobre todo la alimentación, de los más pequeños”.

Se disuelven las familias

En la medida en que aumentan la falta de ingresos, el desempleo y la inflación los grupos familiares se agobian; y empiezan a disolverse porque no existe mejoramiento de las condiciones de vida.

Eso explica que la migración a partir del 2014, haya sido de personas de familias muy pobres; las cuales en su lucha por la sobrevivencia buscaron trabajo en otros países para contribuir al precario mantenimiento de los demás integrantes del grupo familiar.

LEE TAMBIÉN:   Pedro Palma: En 2021 habrá crecimientos puntuales en algunos sectores

Al cuidado de los menores quedaron abuelas, tíos y hermanos mayores; quienes desde entonces reciben pequeñas remesas de dinero.

Los niños, cuyos padres se han ido a otros países y están al cuidado de sus parientes, se sienten abandonados; y sufren de una serie de problemas emocionales pues no entienden por qué sus progenitores no se encuentran a su lado.

Indudablemente, la situación del país es crítica y aproximadamente 90% de la población se encuentra en condiciones de pobreza; pero lo más grave es el crecimiento de la pobreza extrema.

Al mismo tiempo ha aumentado la desprotección de la gente, comenzando por los servicios de salud y los programas de alimentación escolar.

Finalizó señalando que “lo más triste es que esos niños que crecen afectados por la desnutrición tienen dificultades para el aprendizaje. En otras palabras, está en riesgo el futuro de las nuevas generaciones por la pobreza”, concluyó.

Pobreza disuelve los grupos familiares

Foto: Cortesía

Fuente: El Impulso

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »