Por qué ganar dinero no debería ser tu único objetivo en la vida

Por qué ganar dinero no debería ser tu único objetivo en la vida

“¿Por qué el dinero no puede comprar la felicidad?” todos hemos escuchado esta oración (y otras similares) innumerables veces, la hemos visto impresa en carteles motivacionales y la hemos atribuido a varias celebridades y filósofos. Pero, ¿alguno de nosotros lo cree de verdad? Ganar dinero no debería ser tu único objetivo en la vida.

Lea también: wp.me/p6HjOv-2Rj

Para la mayoría de las personas, la respuesta es un rotundo NO.

De manera simple y obvia, todos necesitamos dinero para todo.

Desde satisfacer las necesidades básicas necesarias para la supervivencia hasta hacer realidad nuestros sueños más salvajes. Pero ganar dinero no debería ser el único objetivo general en la vida, opacando todo lo demás que tenemos.

El dinero es un medio para un fin

Cuando la mayoría de las personas visualizan un patrimonio neto de siete, ocho o incluso nueve cifras, no piensan en el dinero en sí: el valor real del dinero es lo que puedes hacer con él. En verdad, este activo en sí rara vez es el objetivo final.

Necesitamos dinero para hacer realidad muchos de nuestros objetivos. Ya sea que estos sean del tipo inmobiliario, bienes materiales o experiencias como viajar por el mundo.

Cuando la gente habla de que el dinero es un medio para un fin en lugar de un objetivo final, esta es la idea subyacente. No deberíamos centrarnos únicamente en el acto de obtener ganancias, sino también en usar estos activos para dar forma a nuestras vidas y a las de otros de manera que nos hagan más felices y más realizados. Hacer una gran cantidad de dinero requiere una enorme cantidad de esfuerzo para la mayoría de nosotros, pero hacerlo con una intención específica en mente hará que el camino para lograr nuestros objetivos sea más satisfactorio.

LEE TAMBIÉN:   Hacia un Nuevo Orden Económico Internacional / por @jesusalexis_gon

La vida es corta

Es un cliché, pero todos sabemos que es verdad. Aunque hacemos todo lo posible para ignorarlo la verdad es que nuestras vidas podrían verse truncadas en cualquier momento, al igual que las de nuestros seres queridos.

Es importante tener metas en la vida y planes para el futuro, relacionados con el dinero o de otra manera, pero esto no puede evitar que vivamos en el presente. No todos los sueños y metas deben establecerse en un lugar lejano en el futuro distante para “cuando sea rico”, “cuando sea CEO” o “cuando me haya retirado”. Establecer la meta de disfrutar el presente en tu camino hacia el futuro no te distraerá de trabajar hacia lo que quieres lograr.

Por la misma razón, acumular dinero por hacerlo no te dará satisfacción en la vida. Debes ser plenamente consciente de la salud de tus finanzas y tener una considerable reserva de fondos, pero recuerda aprovecharla mientras puedas. Incluso si estás ahorrando para un gasto mayor, como un fondo de jubilación o una casa nueva, no tengas miedo de gastar dinero en cosas que deseas y experiencias que enriquecen tu vida, aquí y ahora.

Cuidado con el burnout

El burnout se considera un fenómeno ocupacional: se refiere a un estado de agotamiento físico, mental o emocional causado específicamente por el estrés relacionado con el trabajo. Es un problema común y lo suficientemente grave como para haberse ganado una entrada en la Clasificación Internacional de Enfermedades. Una encuesta de 2020 descubrió que casi dos tercios de los trabajadores de tiempo completo se enfrentan al agotamiento en algún momento mientras trabajan.

LEE TAMBIÉN:   Un programa para ayudar a los emprendedores con discapacidad a hacer realidad su sueño

Por supuesto, el burnout puede ser causado por factores distintos al enfoque excesivo en los ingresos: muchos trabajos, como la atención médica o la aplicación de la ley, implican una intensa presión psicológica que podría ser abrumadora. Pero si tu único objetivo en la vida es ganar más dinero, corres el riesgo de perder el respeto por tu salud y bienestar, y eventualmente no podrás continuar con tu búsqueda.

Introducir otras metas en tu vida, no relacionadas con ganar dinero, te dará, como mínimo, un respiro y una forma de relajarte y encontrar satisfacción en otras áreas de tu vida. Las metas de ejercicio, por ejemplo, te pondrán en mejor forma, todo mientras liberas el estrés relacionado con el trabajo. Trabajar para alcanzar las metas familiares y de relación aliviará la tensión emocional que acumulas en el trabajo.

Tener algo en la vida importante

Es importante asegurarse de que tengamos algo en nuestras vidas que sea tan importante como nuestros negocios o carreras para que haya al menos una fuente más de afirmación positiva. Los valores y objetivos no relacionados con la obtención de dinero proporcionan formas saludables de lidiar con el estrés y las presiones de nuestra vida profesional, reduciendo el riesgo de agotamiento y evitando que recurramos a mecanismos de relajación perjudiciales como las drogas o el alcohol.

Y al final del día, incluso en el nivel más práctico, querrás estar en buena forma física y mental para aprovechar las oportunidades que el dinero que has ganado puede brindarte. Si te metes en una rutina tratando constantemente de maximizar tus ingresos, no podrás disfrutar de las recompensas.

Vea también: wp.me/p6HjOv-2HK

La felicidad solo puede venir del cumplimiento de lo que necesitamos y queremos. El problema es que generalmente no sabemos lo que queremos o necesitamos. A menudo pensamos que sí, pero en realidad podemos tener nuestras prioridades equivocadas. Dicho esto, ¿el dinero te hace feliz? Mi respuesta es sí hasta cierto punto: el dinero puede comprar libertad y experiencias, lo que a su vez conduce a la felicidad.

LEE TAMBIÉN:   ¿Qué es el talento emprendedor?

En un mundo plagado de ruidos donde las personas parecen estar en una carrera sin dirección alguna, la única oportunidad de redescubrir la felicidad es cultivar el significado. Tus privilegios, tus actividades, tus logros, tus dotaciones, tus experiencias, tus expectativas, tu propia existencia, todo esto debería hacerte reflexionar sobre la pregunta más persistente de la vida: ¿Qué significado estás construyendo con ellos?

FUENTE: Entrepreneur/Oliver Isaacs

Comments

comments