¿Por qué ocurren los terremotos?

¿Por qué ocurren los terremotos? Un temblor de magnitud 6,8 sacudió Marruecos, con epicentro en las montañas del Atlas, a 70 kilómetros de Marrakech. Pero el sismo también se sintió en la vecina Argelia y hasta en el norte de Portugal.

La cordillera del Atlas se extiende 2.300 kilómetros a lo largo de Marruecos, Argelia y Túnez. Conocidas como montañas plegadas, fueron creadas por la colisión de masas tectónicas: la placa Euroasiática al norte y la Africana al sur.

«Las montañas del Atlas se encuentran en el límite entre las dos placas. Y, por lo tanto, se conocen como zonas sísmicas», explica a DW Fabrice Cotton; profesor de Sismología en el Centro Alemán de Investigación de Geociencias, en Potsdam.

¿Cómo suceden los terremotos?

La corteza terrestre está formada como un rompecabezas, con diferentes piezas individuales encajadas. El rompecabezas incluye algunas placas oceánicas gigantescas y varias placas continentales más pequeñas. El número exacto de placas tectónicas pequeñas y muy pequeñas está sujeto a debate científico.

Y todas estas placas están «flotando» sobre el núcleo fundido de la Tierra. Debido a que el magma se hincha desde el núcleo en ciertos puntos de fractura; las placas se desplazan y migran unos pocos centímetros cada año por miles de millones de años.

Se alejan unas de otras, se frotan o empujan entre sí, lo que hace que el continente que se encuentra encima de ellas se mueva. Estos movimientos se conocen como tectónica de placas, explica DW.

Terremotos submarinos

Estos cambios tectónicos hacen periódicamente que las placas colisionen. Cuando la tensión resultante acumulada en la roca de la placa se vuelve demasiado grande, esta puede fracturarse. Y algunas partes se desprenderán con una sacudida. Las ondas de presión emanan de este epicentro y llegan a la superficie de la Tierra, donde se sienten como terremotos.

Por lo tanto, las regiones que se encuentran en las fallas, donde las placas tectónicas se encuentran entre sí, son especialmente propensas a sufrir temblores. Por ejemplo cualquier sismo que alcance 5 o más en la escala de magnitud puede causar daños visibles a los edificios.

Si un terremoto ocurre debajo del océano, podría causar un tsunami. Estas olas en expansión y de alta velocidad pueden provocar inundaciones mortales si golpean los continentes. Es extremadamente difícil predecir sismos en esas regiones por la constante actividad sísmica, apunta Cotton.

Proteger a la gente

Ahora, los terremotos potentes van casi siempre seguidos de réplicas más pequeñas. Estos se producen porque las placas tectónicas en el epicentro continúan moviéndose; hasta que finalmente vuelven a asentarse. Las réplicas también pueden causar daños graves.

De hecho, los edificios que resultaron dañados durante el temblor original pueden colapsar, provocando más muertes, heridos y desplazamientos.

«La única manera de proteger a la gente de los terremotos es construir edificios a prueba de terremotos», sentencia Cotton.

¿Por qué ocurren los terremotos?

Foto: Cortesía

Fuente: DW