¿Puede el petróleo venezolano ocupar el espacio que dejaría Rusia?

¿Puede el petróleo venezolano ocupar el espacio que dejaría Rusia? El conflicto entre Rusia y Ucrania ha derivado en una crisis mundial con precios elevados del petróleo; que afectan principalmente a Europa y Estados Unidos, como principales compradores del mundo.

Y el panorama de los precios altos puede ensombrecerse aún más, refiere Banca y Negocios. Estados Unidos decidió prohibir la importación de petróleo y gas procedente de Rusia, informó el propio presidente Joe Biden.

Igualmente, el pasado lunes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen; dijo que “dada la imprudencia del Kremlin hacia los civiles”, trabajan nuevas sanciones. Pero también en propuestas que les permita “deshacerse rápidamente” de su dependencia de los combustibles fósiles rusos.

Por otra parte, en una visita inesperada este fin de semana, miembros del gobierno de Joe Biden viajaron a Venezuela para reunirse con representantes de Nicolás Maduro.

Sin embargo, agencias internacionales afirmaron que el propósito de dicho encuentro de alto nivel; es por el interés actual de EE.UU de buscar un proveedor cercano de petróleo y alejar a Maduro de la influencia de Vladimir Putin.

¿Puede el crudo venezolano sustituir el ruso?

Sobre la posibilidad de que el crudo venezolano pueda sustituir la cuota del mercado ruso; opinó el economista y director del Programa de Energía para América Latina del Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad de Rice, Francisco Monaldi.

Al respecto, considera que “a corto plazo, no tendría ningún efecto relevante en el mercado mundial del petróleo; pero quizás podría ayudar a algunas refinerías en el Golfo de México de EE.UU a reemplazar las importaciones de petróleo ruso”.

Lea también:   Sujetadores del futuro detectarán el cáncer de mama

Según él, “Venezuela produce menos de 800 mil barriles por día (bpd) y tiene poco potencial de producción remanente. Por lo que en los próximos meses sería un desafío superar de manera sostenible el millón de bpd”.

Cabe recordar que Rusia produce 11 millones de bpd y exporta más de 7 millones de bpd. “Entonces, la producción adicional de Venezuela sería irrelevante para compensar una importante interrupción de las exportaciones rusas”, señala.

No obstante, recuerda que cuando el petróleo venezolano fue prohibido en los EE.UU; y las exportaciones rusas capturaron la mayor parte del mercado que dejó el petróleo pesado de Venezuela, particularmente en la región del Golfo.

Posibles escenarios

Por lo tanto, “redirigir las exportaciones de petróleo venezolano a EE.UU, desde los mercados chinos; podría ayudar a aliviar las dificultades que enfrentan las refinerías estadounidenses para reemplazar las importaciones rusas actuales. Eso también proporcionaría una justificación para extender licencias a Chevron y otras empresas occidentales para exportar petróleo de Venezuela; haciendo viables sus operaciones en el país”, agrega Monaldi.

A su vez, el economista Francisco Rodríguez señaló en Twitter que, evidentemente los actuales niveles de producción petrolera venezolana son bajos; con respecto a las exportaciones rusas de 7 millones b/d. “Pero lo relevante no es eso, sino la capacidad de Venezuela de aumentar su producción en el corto y mediano plazo”.

“Los pesimistas apuntan a cálculos que indican que serían necesarios decenas de millardos de dólares en inversión; para que el país pudiese recuperar una capacidad de 2-3 millones de barriles. Argumentan que tales flujos son inviables en ausencia de un cambio de gobierno”, resalta.

Lea también:   Comprobado por la ciencia: llorar te hace bien

Pero a su juicio, “si se permite la entrada de trasnacionales petroleras, no tiene sentido pensar en el monto de inversión como una restricción. La inversión, así como el aumento de producción, dependerá del valor presente neto de la producción esperada; y los costos de producción e inversión”.

Rodríguez recuerda que, con precios del petróleo muy por debajo de los niveles actuales, “era rentable producir 2,4 millones de barriles diarios; nivel en el que se estabilizó la producción petrolera venezolana entre 2008 y 2015”.

EE.UU no necesita el crudo venezolano

A pesar de las anteriores opiniones, Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas, citado por America Quarterly; asegura que “Estados Unidos en realidad no requiere crudo venezolano”.

Cree que “la mayor parte del crudo ruso irá a China e India, probablemente con un descuento; pero no permanecerá por mucho tiempo fuera de los mercados globales. Los precios más altos inducirán una mayor producción global; incluida la nacional de EE.UU y de Arabia Saudita, que pueden entrar en funcionamiento rápidamente”.

Igualmente, Farnsworth señala que el crudo venezolano, “producto de una industria nacional decrépita, requeriría muchos meses y miles de millones de dólares; escasas plataformas de perforación y un número cada vez mayor de ingenieros petroleros para aumentar de manera significativa. Justo al mismo tiempo cuando el resto del mundo estará buscando lo mismo. Todo se suma a una jugada curiosa y arriesgada de la Casa Blanca por un producto que Estados Unidos ni siquiera necesita”, reitera.

Lea también:   Científicos estudian papel de la proteína PAPPA en el envejecimiento
¿Puede el petróleo venezolano ocupar el espacio que dejaría Rusia?

Foto: Cortesía

Fuente: Banca y Negocios