Qué interés tiene China en la industria del petróleo de Venezuela

Qué interés tiene China en la industria del petróleo de Venezuela

Qué interés tiene China en la industria del petróleo de Venezuela. Todos los días al amanecer decenas de operarios chinos llegan en autobús a las instalaciones de la refinería de Puerto La Cruz, en Anzoátegui.

Su constante presencia en esta enorme instalación, es un ejemplo del peso de la alianza con China en el sector más estratégico de la economía de Venezuela.

China: el aliado del gobierno de Maduro

Cuando en septiembre de 2018 Nicolás Maduro viajó a China, aseguró que las relaciones de su país con la superpotencia asiática eran “sólidas y robustas“.

China ha sido un aliado vital para el gobierno venezolano junto a Rusia, su principal valedor internacional. Es uno de los apoyos de Maduro, al que Estados Unidos, la Unión Europea y la mayoría de países de América Latina consideran un gobernante ilegítimo.

El líder opositor, Juan Guaidó, tiene el apoyo como “presidente encargado”.

En el complejo de Puerto La Cruz, los paneles tienen las banderas de ambos países. Le recuerdan a la población la importancia que para Venezuela tienen las inversiones chinas.

Pero en los últimos tiempos, han surgido dudas en torno a la continuidad de esas inversiones.

Bajo la amenaza de las sanciones

Las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Maduro se erigen como el obstáculo para que la colaboración entre China y Venezuela se mantenga.

En su estrategia de presionar a Maduro para forzar su salida del poder, el gobierno de Donald Trump ha impuesto medidas que implican potenciales consecuencias negativas para quienes hagan tratos con PDVSA.

A las empresas chinas les está afectando porque tienen que pagarles a sus proveedores en dólares. Y ahora los bancos internacionales ponen muchas trabas para tramitar cualquier transferencia que tenga su origen en el negocio petrolero venezolano“, indica un técnico de una multinacional petrolera que pide hablar desde el anonimato.

La petrolera estatal china canceló el envío previsto para el mes de agosto de 5 millones de barriles de crudo venezolano. Esto se interpreta como un intento de esquivar las sanciones. La compañía no comentó la noticia.

Esto supondría un severo revés para una economía dependiente de las exportaciones de crudo, que ahora pasa por una crisis considerada como una de las peores de la historia.

¿Cómo empezó todo?

Hay una afinidad ideológica aparente entre ambos países y una rivalidad con Estados Unidos.

Pero la estratégica relación entre Caracas y Pekín ha tenido durante años en el petróleo venezolano el combustible que la ha mantenido bien engrasada.

Fue el fallecido presidente Hugo Chávez, fundador de la llamada “revolución bolivariana”, quien reorientó la política exterior de Venezuela hacia el eje formado por China y Rusia.

LEE TAMBIÉN:   Energía eólica a punto de ser desbancada por el gas natural

Chávez quiso hacer de Venezuela una potencia regional y alejarla de la influencia de Estados Unidos. Para este propósito resultaban claves tanto la alianza con China como la explotación de los recursos petroleros del país.

Convertido ya en presidente, Chávez financió los programas asistenciales. Según la mayoría de observadores, fueron claves de su popularidad y sus repetidos triunfos electorales.

Para China supuso una oportunidad de avanzar en su estrategia de inversiones en países en vías de desarrollo. Así, colocó grandes cantidades de capital en las empresas mixtas con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

El modelo de colaboración fue el mismo que se aplicó con compañías rusas y de otras nacionalidades. Consistía en pagar en crudo por la prestación de servicios“, señala Antonio de la Cruz, analista especializado en el sector petrolero del centro de análisis Inter-American Trends.

Convencido de contar con una de las mayores reservas probadas de crudo del mundo, Chávez abrió las puertas a las compañías energéticas chinas. Junto a la rusa Rosneft, alcanzó mayor presencia en el nuevo escenario venezolano, hasta entonces dominado por compañías estadounidenses y europeas.

Chávez decidió que entregarles la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco era una manera de pagar de antemano por los préstamos chinos“, añade De la Cruz.

Es en esta zona donde se concentra el grueso de las reservas de crudo pesado y extrapesado de Venezuela.

El peso de la Faja Petrolífera del Orinoco

Ahí se ha centrado la mayor parte de la actividad china, sobre todo a través de Sinovensa. Es la empresa mixta constituida por PDVSA y la Corporación Nacional del Petróleo de China (CNPC).

CNPC ha aportado los medios técnicos y humanos para convertir el pesado crudo venezolano en el denominado crudo Merey, mucho más ligero, que consumen mayoritariamente los dinámicos mercados asiáticos.

A eso se dedican el personal y la maquinaria de la refinería de Puerto La Cruz.

Aunque hay otras empresas mixtas con participación china, como Petrozumano y Sinovensa. Ésta es clave para PDVSA, especialmente en momentos en que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ha revelado que la producción de crudo de Venezuela se desplomó hasta un mínimo histórico de 734.000 barriles diarios.

Esa cifra está muy lejos de los casi dos millones diarios de 2017. Es una drástica reducción que refleja la magnitud de la crisis económica del país sudamericano. El petróleo supone 96% de las divisas que entran en el país.

LEE TAMBIÉN:   Urbvan: la startup mexicana de movilidad que levantó $9 millones

Los problemas de la petrolera estatal venezolana han llevado a una escasez generalizada de gasolina en gran parte del país. En muchos lugares hay que esperar largas colas o recurrir al mercado negro para conseguirla.

Sinovensa explota el llamado bloque Carabobo, una de las mayores zonas de extracción de la Faja.

En un comunicado emitido en julio, PDVSA aseguró que Sinovensa prevé aumentar su producción de 105.000 barriles actuales a 165.000. Aunque no todo el mundo está convencido de que vaya a lograr el objetivo.

Se requiere una inversión muy fuerte. Y no creo que China esté dispuesta a poner el dinero necesario con la situación de inestabilidad política que hay en Venezuela“, afirma De La Cruz.

El técnico de una compañía energética internacional dijo a BBC Mundo que la caída de la producción y el creciente endeudamiento de PDVSA con sus socios chinos ha llevado a una situación en la que las compañías asiáticas, también las de capital privado, obtienen condiciones inimaginables antes de la crisis.

A Kerui Petroleum le entregaron el campo Dación, en Anzoátegui, un regalo, porque es un campo que resultará muy fácil volver a hacer productivo“.

Dación era un campo que explotaba la italiana ENI, hasta que Chávez decretó su expropiación.

Cuando lo tenía ENI estaba produciendo 60.000 barriles diarios. Pero ahora, debido a la falta de inversión y a que no se sustituyeron las bombas electrosumergibles con las que opera, no produce más que 1.500“.

La embajada de China en Venezuela no respondió a una solicitud de comentarios de BBC Mundo. Tampoco lo hizo el Ministerio de Comunicación venezolano.

También Corea

Fue también con capital y personal chino, así como de empresas de Corea del Sur, con los que se puso en marcha en 2017 el denominado proyecto de Conversión Profunda en la refinería de Puerto La Cruz.

Ésta iba a ser ampliada y renovada para que sirviera para procesar y aligerar el crudo procedente de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Trabajadores de la refinería le dijeron a BBC Mundo que años después de iniciadas las obras, se está lejos de los objetivos. La parte china ha incurrido en muchos incumplimientos con PDVSA.

La deuda de PDVSA con sus socios chinos es cada vez mayor. Y los cargamentos que se envían, cada vez menores“, indica el técnico, que no quiere dar su nombre.

Sin embargo, la agencia Bloomberg informó que Wison Engineering, firma con base en Shangái, fue contratada por el Estado venezolano para llevar a cabo trabajos de reparación en sus refinerías.

LEE TAMBIÉN:   Occidente venezolano está expuesto a un largo apagón: José Aguilar

Wison Engineering es una compañía especializada en ingeniería química y construcción. Está inmersa en un proceso de expansión internacional. Y se ha beneficiado del programa de infraestructuras conocido como “la Nueva Ruta de la Seda” impulsado por Pekín.

Pero la presencia de Wison Engineering en Venezuela no es una novedad. De hecho, lleva años trabajando en la ampliación de la refinería de Puerto La Cruz. La misma en la que, según varias fuentes consultadas, no se han cumplido los plazos y condiciones de ejecución.

Ese es un viejo proyecto que no va a arrancar si las empresas chinas, tan capitalistas como las estadounidenses, no tienen asegurado el pago“, dicen fuentes conocedoras de la situación.

La empresa china no respondió a la petición de comentarios de BBC Mundo.

Otros afectados

De la Cruz, cree que “a quien de verdad afectan las sanciones es a las compañías occidentales. Ellas operan a través del sistema financiero estadounidense“.

Para los rusos y los chinos hay riesgos, pero los pueden asumir“.

Otras fuentes indican que las compañías rusas y chinas intentan que sus proveedores acepten pagos en rublos y yuanes.

El gigante Chevron y otras seis firmas estadounidenses obtuvieron del Departamento del Tesoro una exención especial en el marco de las sanciones. Podrán mantener su actividad hasta el próximo octubre.

Puede que después tengan que marcharse.

Las compañías chinas se habrán librado entonces de varios competidores en el mercado venezolano.

Lo que muchos se preguntan, visto el ritmo de la caída de la producción, es qué quedará de ese mercado.

Qué interés tiene China en la industria del petróleo de Venezuela

Fuente: BBC Mundo

Comments

comments