¡Que no se te duerman! Técnicas para no aburrir en una presentación

¡Que no se te duerman! Técnicas para no aburrir en una presentación

Imagina que en tu empresa te han elegido portavoz: vas a presentar los resultados anuales, o un nuevo producto, o el proyecto de vuestra revista interna… Preparas lo que vas a decir, un discurso, transparencias. Puede que decidas arriesgarte a contar alguna anécdota o un chiste. ¡Qué demonios! Lo contarás, claro que sí. Incluso has pensado hacer algo original e impactante. Llega el día de la presentación y, tras tu pequeño espectáculo, notas que las palabras fluyen a través de ti con facilidad. Hablas y la gente sonríe o asiente con la cabeza a lo que dices: te prestan atención. Lo estás haciendo muy bien. Cuando terminas la presentación, se interesan, te hacen preguntas y, finalmente, se produce un sonoro aplauso. ¡Haz hecho un buen trabajo!

VIGILANDO EL ÁNIMO DEL PÚBLICO

Imagina ahora una situación completamente distinta. Has hecho, en realidad, lo mismo que antes, pero la actitud de tu público es totalmente diferente. Uno de los asistentes te mira fijamente. Parece, a priori, muy interesado, pero después de permanecer diez minutos con la misma expresión vacía, te das cuenta de que su mente está en otro lugar. El resto de los asistentes bosteza (eso sí, tapándose la boca con la mano), garabatea un papel con el bolígrafo, habla con el compañero sentado a su lado, martillea con los dedos encima de la mesa, o con los pies en el suelo, suspiran o se echan hacia atrás en sus sillas y se cruzan de brazos.

EL PECADO DE CANSAR

No te engañes. Los has aburrido soberanamente. No sólo no recordarán lo que has dicho sino que, además, se habrán forjado una pésima imagen de ti, de tu empresa o del producto o la marca que les estabas presentando. Se ha producido el efecto contrario al deseado.

Para que no te ocurra esto último, hemos pedido consejo a un grupo de expertos. Si lo sigues, y ejecutas convenientemente las directrices, es muy posible que no incurras en uno de los principales temores que tiene el orador durante una presentación: aburrir al público. Pues eso: ¡Que dé comienzo el espectáculo!

LAS 13 PAUTAS PARA MANTENER LA ATENCIÓN

Aunque puede haber muchas más, dependiendo del público, lugar o circunstancias en las que debes realizar una presentación, estas son algunas técnicas eficaces para no aburrir al auditorio:

1. HAZ QUE EL PÚBLICO PARTICIPE EN LA PRESENTACIÓN

Es un arma bastante eficaz. Las personas comprendemos mejor aquello en lo que participamos. Resulta difícil aburrirse si formas parte de la acción. Por ello, es útil que planteemos una serie de preguntas al auditorio. Aunque tampoco conviene abusar: se supone que el experto es el conferenciante, no los asistentes, y es él quien tiene que responder a las cuestiones que se formulen.

2. UTILIZAR EL NOMBRE DE LOS QUE ESCUCHAN

Según algunos expertos, la atención aumentará si pronunciamos el nombre de personas presentes en el auditorio. Ocurre casi lo mismo, si se hace referencia a lugares o personas que nos son conocidos. Esto es posible si se trata de un auditorio pequeño (diez, 20 personas, a lo sumo), al que se puede conocer durante los momentos previos a la charla. Con una audiencia muy numerosa es más difícil o, a veces, imposible. Sin embargo, todo tiene solución: si no conocemos a nadie entre el público, podemos recurrir a compañeros de trabajo o colaboradores. Estos pueden asistir de incógnito (o no) al evento y mezclarse con la audiencia, para que podamos echar mano de ellos, llegado el caso.

3. UNA IMAGEN VALE, A VECES, MÁS QUE 1.000 PALABRAS

Gráficos, vídeos y fotografías nos ayudan a ilustrar el tema del que estemos hablando. Si usamos elementos gráficos en un proyector, los asistentes retendrán la información en su mente con más facilidad que si sólo empleamos transparencias escritas. Éstas parecen todas iguales y el público, al final, se aburre con ellas. Si añadimos la imagen a la presentación, estimulamos dos sentidos: el oído y la vista. Pero, si también somos capaces de añadir el tacto, el olfato, o el gusto (por ejemplo, con una prueba o degustación del producto) mejor que mejor.

4. SÍMILES Y METÁFORAS

Los elementos visuales ayudan a comprender mucho mejor el contenido de la presentación si se emplean como metáfora para explicar algún aspecto de la misma. Por ejemplo, si tú dices que determinado terreno tiene quince hectáreas, quizá no nos podamos hacer una idea de esa superficie. Si dices que el terreno ocupa lo mismo que quince campos de fútbol, lo entenderemos mejor, porque podemos visualizarlo.

5. CUIDADO CON UTILIZAR MAL EL POWER POINT

El riesgo de aburrir en las presentaciones con Power Point es muy grande si el orador se limita a leerla. Enseguida perderá la atención del público. Otro riesgo es que incluya exactamente la misma información que está dando el conferenciante de forma verbal, con lo que se cae en la redundancia. El Power Point es un elemento útil, siempre y cuando complemente la información hablada y no la repita: lo que aparece en la pantalla tiene que ayudar a comprender. Si es la misma información, vale más enviarla por correo electrónico y ahorrarse la presentación.

6. UTILIZAR OTROS PROGRAMAS

Utilizar otros programas (como Prezi) puede ofrecer más ventajas que el Power Point a la hora de animar una presentación: puede introducirse música, animaciones, etcétera. Pero, existe el riesgo de que quede descontextualizado. En ocasiones, no tiene razón de ser y trasmite la idea de que lo que pretende hacer el conferenciante es demostrar que posee un equipo informático bueno, capaz de hacer montajes espectaculares.

7. VÍDEO Y MÚSICA

Podemos intercalar en las presentaciones trozos de vídeos. Por ejemplo, pequeños cortes de dos minutos (o menos) de escenas de películas relacionadas con el discurso. Nunca puede exceder ese tiempo, porque el público comenzará a preguntarse a qué viene y se olvidará de lo que se estaba contando. Pero un par de minutos ayudan, ilustran y recuperan la atención de los asistentes. La música puede incitar a la gente a la introspección y la reflexión sobre el tema de la exposición. Puede usarse durante toda la presentación, pero ahí existe un riesgo mayor de distraer, por lo que es mejor utilizarla sólo en momentos concretos.

8. EL MEJOR ESCENARIO

Estamos acostumbrados a presentaciones en las sedes de las empresas, en auditorios, en salas de importantes hoteles… un escenario típico y esperado por los asistentes. Más de lo mismo, podría pensarse. No obstante, si se cambia y se convoca al público en un nuevo local de moda, en el zoológico, en un parque temático o, en definitiva, en un emplazamiento atípico, se habrá conseguido despertar su curiosidad y, por ende, captar su atención de entrada.

9. VESTUARIO

Si, por ejemplo, vamos a dar una conferencia sobre los negocios en la Roma clásica y aparecemos ataviados con togas, llamaremos la atención de los presentes. El vestuario puede ser una llamada de atención. No obstante, un vestuario demasiado llamativo puede ser un armade doble filo, ya que puede desviar la atención de lo que estamos diciendo. En un foro en el que la gente sabe que voy a montarun espectáculo, sí ayuda el tema del vestuario. En otra situación, usarlo como herramienta para mantener la atención es peligroso, porque al final, puede convertirse en lo único que el público recuerde. No suele tener sentido vestir de una forma distinta a la que nos es habitual, a no ser que nos sintamos cómodos y seamos naturales con dicho atuendo.

10. ELEMENTOS RELACIONADOS

Pueden usarse elementos físicos que guarden relación con el contenido de la charla. Quizás vamos adar una conferencia acerca del negocio de la cría del caballo andaluz e introducimos en medio del auditorio un ejemplar de este animal, con el que hemos conseguido captar la atención de los asistentes hacia lo que vamos a contarles.

11. ‘SCKETCHES’ Y ‘GAGS’

Realizar una representación acerca del tema al que vamos a referirnos. La gente recuerda mejor aquello que ve y en lo que se reconoce. Por ejemplo, si se trata de analizar la conducta de los directivos con respecto a los empleados, en lugar de narrarles cuáles son los hábitos de comportamiento, se les representa teatralmente.

12. IMPACTO SÚBITO

Explosiones, jugar con las luces… Por ejemplo, si se pagan todas las luces y de fondo se escucha una voz preguntando “¿Hay alguien?”. A continuación se encienden esas luces y aparece el conferenciante cómodamente sentado que habrá captado la atención de la audiencia sobre él. De la misma forma, una explosión, un ‘petardazo’ en mitad del discurso, siempre que esté relacionado con el mismo, devuelve al conferenciante la atención de su público que, tras un determinado periodo de tiempo, y por interesante que sea el tema, decae.

13. EL HUMOR, SÍ, PERO CON MUCHÍSIMO CUIDADO

Un elemento muy útil para animar una presentación y evitar que ésta se encamine irremediablemente hacia el tedio, es introducir en ella el sentido del humor. Hay quien sostiene que cualquiera puede hacerlo, pero en algunos casos, si no estamos muy seguros de nosotros mismos, puede resultar arriesgado. Podemos recurrir a un chiste, o una anécdota que nos haya hecho reír a nosotros o, cuando menos, nos haya arrancado una sonrisa.

Otro recurso eficaz pueden ser las anécdotas reales. Todos somos un poco cotillas, así que, si usamos vivencias personales, que quizá en su día no nos parecieron graciosas, pero sí ahora al verlas con perspectiva, la audiencia responderá mejor que si es un chiste o un ejemplo inventado. Muchas veces, los niños se convierten en una fuente inesperada de simpatía por sus ocurrencias, palabras o explicaciones ante determinados acontecimientos que son demasiado jóvenes para entender. Alguna de sus ocurrencias puede ser intercalada en el discurso principal, siempre y cuando esté relacionada con el mismo. Los dibujos animados. Por supuesto, cualquier elemento humorístico que introduzcamos en nuestra intervención, estará relacionado con el tema que estemos tratando.

FUENTE: Emprendedores

Comments

comments