Reina la desolación en la cuna del petróleo venezolano

Reina la desolación en la cuna del petróleo venezolano

Reina la desolación en la cuna del petróleo venezolano. Las manchas grasosas continúan oscureciendo el terreno en Mene Grande, una ciudad modesta donde el auge petrolero de Venezuela nació hace más de un siglo. Pero ahora los días de la cruda gloria se han ido, reemplazados por la desolación.

Esa es la población más importante del municipio Baralt, estado Zulia, en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo. Mene era el nombre que daban los pueblos originarios de la zona al petróleo. Mene Grande significar “gran emanación de petróleo“.

LEE TAMBIÉN OPEP: Venezuela produce menos crudos que hace 70 años

La zona petrolera más grande de Venezuela

El asfalto en las carreteras está desgastado. El agua, el gas de cocina y la electricidad están ausentes la mayor parte del tiempo. Los habitantes, que antes recibían generosos salarios relacionados con el petróleo, han abandonado el país debido a la peor crisis que su país ha conocido.

Solíamos vivir como reyes“, recordó Henry, un ex trabajador de pozos petroleros de 48 años de edad que se negó a dar su apellido. “Esta era la zona petrolera más grande de Venezuela…” Se detuvo aquí y solía ver una gran cantidad de barcazas trabajando allí. “Ahora, todo eso está terminado“, dijo indicando el lago Maracaibo, la vasta masa de agua en el noroeste de Venezuela.

La región vivió una bonanza que comenzó hace 105 años cuando comenzó la exploración de petróleo. Se descubrió que Venezuela cuenta con las reservas de petróleo más grandes del mundo. Entre 2004 y 2015, recaudaron $750 mil millones.

Desempleo en un país petrolero

Henry vive en San Timoteo, comunidad cerca de Mene Grande en la orilla del lago donde las casas se sientan sobre pilotes. Solían tener una vista de las plataformas petroleras pertenecientes a la empresa estatal PDVSA.

El declive constante de la industria por falta de inversión, el éxodo de ingenieros calificados y la corrupción entre jefes militares que administran el sector, han hecho caer la producción de petróleo de 3,2 millones de barriles por día en 2008 a menos de 1 millón en febrero.

Olivero Bracho de 46 años, se encuentra entre los cientos de disparos desde las barcazas que los transportarían a las plataformas. “No queda nada. Las operaciones se han detenido. Se deshicieron de los trabajadores“.

Éxodo obligado

Dos hijos de Bracho se fueron a Colombia, entre los 2,7 millones de venezolanos que han abandonado su país desde 2015, según cifras de la ONU.

Antes había mucha gente trabajando. La gente compraba alimentos. Ahora ni siquiera tenemos artículos básicos“, dijo.

San Timoteo es la parte más deteriorada de la región municipal de Mene Grande. La mitad de los pontones de madera que conectan las casas sobre pilotes han sido arrastrados por la lluvia. “Nadie ha venido a ayudarnos, ni el municipio, nada“, dijo Henry.

No hay agua potable

Los residentes han tenido que recurrir a la recolección de agua de lluvia porque los suministros de agua potable se han detenido. Para el lavado, el agua se recoge del contaminado lago salobre.

Vamos a la orilla a lavar los platos y bañarnos“, dijo Dinoria Estrada, visiblemente enojada. Las pocas personas que quedan están sin trabajo, dijo, y agregó que ella misma confió en el dinero enviado por familiares en el extranjero.

Eduardo Bracho, otro ex trabajador petrolero y ahora miembro del consejo local y partidario del gobierno de Nicolás Maduro, admite que la situación se ha deteriorado.

“Gone backwards”

Visto desde la distancia, Mene Grande parece una zona de vegetación chamuscada. De cerca, el color negro resulta ser aceite. Una bomba (un brazo de metal usado para extraer el petróleo de un pozo) permanece desde el primer pozo establecido en 1914, un testimonio casi olvidado de una era más feliz y más rentable.

Es una reliquia. Debería cuidarse mejor. Pero está abandonada, como todas las instalaciones petroleras“, dijo Freddy Cardoza, un agricultor.

La ciudad de Mene Grande también alberga un inmenso tanque que almacena combustible para los estados vecinos.

Encontrar soluciones para este tipo de problema

A pocos metros se encuentra una planta petrolera abandonada. Allí las familias se reúnen para llenar las latas con agua de una tubería rota. Algunos usan carretillas para transportar las latas a sus hogares.

José Escalona, un ingeniero de 47 años que solía hacer un trabajo por contrato para PDVSA, espera su turno para llegar al agua, necesario para salvar su pequeña parcela de plantas de tomate. Advierte a sus vecinos que el agua solo debe usarse para lavar, no para beber.

En este siglo deberíamos encontrar soluciones para este tipo de problema“, suspiró, con amargura de que su país, antes rico, flotando en un mar de petróleo, se redujera a ese estado.

Reina la desolación en la cuna del petróleo venezolano

Fuente: NTN24

Comments

comments