Titulares

Relojes inteligentes: ¿un riesgo para la privacidad?

Relojes inteligentes: ¿un riesgo para la privacidad? Los relojes inteligentes se están volviendo casi comunes como los teléfonos móviles y tabletas.

Estos gadgets conectados, monitorean la salud, permiten revisar el correo electrónico y controlar los hogares inteligentes. Incluso se pueden utilizar para realizar pagos.

Pero los dispositivos de monitoreo de actividad física y otros tipos de wearables, son una extensión de la Internet de las Cosas; (IoT, por sus siglas en inglés); que intentan que la vida diaria sea más saludable y cómoda. Al reducir el tiempo de exposición a la pantalla de los teléfonos, que en países como Estados Unidos alcanzó un promedio de casi seis horas este año.

Es un mercado que en los próximos años tendrá un crecimiento de 12,5% anual, para superar los $118 billones en 2028.

Riesgos de seguridad y privacidad

No obstante, también recopilan más datos y se conectan a un número cada vez mayor de otros sistemas inteligentes.

Es por eso que ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas; analiza los posibles riesgos de seguridad y privacidad alrededor de esta tecnología, reseña Analítica.

Y es que los actores de amenazas tienen múltiples formas de monetizar los ataques a los wearables inteligentes; así como al ecosistema relacionado de aplicaciones y software.

De hecho, podrían interceptar y manipular datos y contraseñas y desbloquear dispositivos perdidos o robados.

También existen posibles preocupaciones de privacidad sobre el intercambio encubierto de datos personales con terceros; comentó Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Lea también:   España presenta el primer motor supersónico de hidrógeno: funciona con gas y todo el mundo lo busca

Pero ¿cuáles son las principales preocupaciones?

Robo y manipulación de datos

Algunos de los relojes inteligentes con más funciones proporcionan acceso sincronizado a las aplicaciones de tu Smartphone; tales como el correo electrónico y apps de mensajería. Esto puede llevar a que usuarios no autorizados intenten interceptar datos personales y confidenciales de los usuarios.

Otro aspecto igualmente preocupante es dónde se almacena gran parte de esos datos. Si no está debidamente protegido, el proveedor puede ser blanco de atacantes que buscan robar información. Hay un mercado clandestino muy próspero para ciertos tipos de datos personales y financieros.

Amenazas basadas en la ubicación

Asimismo, otro tipo de datos clave registrados por la mayoría de los wearables se relaciona con la ubicación. Con esta información los ciberdelincuentes pueden construir un perfil preciso de sus movimientos a lo largo del día. Eso podría permitirles atacar físicamente al usuario; a su automóvil o a su hogar si, por ejemplo, se tiene la información de que están vacíos. Hay preocupaciones aún mayores sobre la seguridad de los niños que usan tales dispositivos; especialmente si están siendo rastreados por terceros no autorizados.

Compañías terceras

No son solo los riesgos de seguridad a lo que los usuarios deben prestar atención y estar alerta. Los datos que recopilan los dispositivos pueden ser extremadamente valiosos para los anunciantes. Y hay una demanda importante de tales datos en ciertos mercados.

Un informe aseguró que los ingresos obtenidos a partir de los datos vendidos por los fabricantes de dispositivos de salud; a las compañías de seguros podrían alcanzar los $855 millones para 2023.

Lea también:   España presenta el primer motor supersónico de hidrógeno: funciona con gas y todo el mundo lo busca

Algunas de estas compañías pueden incluso utilizar los datos para crear perfiles publicitarios de los usuarios y venderlos. Si estos datos son almacenados por varias otras empresas, el riesgo a una posible brecha es mayor.

Desbloqueo de un hogar inteligente

Ciertos wearables podrían usarse para controlar dispositivos IoT de un hogar inteligente. Incluso podrían configurarse para desbloquear la puerta de tu casa. Esto presenta un riesgo de seguridad importante en caso de que los dispositivos se pierdan. O sean robados y la configuración antirrobo no esté habilitada.

Además, según ESET hay múltiples elementos que forman parte del dispositivo; susceptibles de recibir ataques si la seguridad y la privacidad no han sido consideradas por el fabricante.

Desde el firmware del dispositivo hasta los protocolos que utiliza para la conectividad; sus aplicaciones y servidores backend en la nube.

Estos son algunos ejemplos:

  1. Bluetooth
  2. Dispositivos
  3. Aplicaciones
  4. Servidores back-end

Si quieres leer la nota completa ingresa a Analítica.

Relojes inteligentes: ¿un riesgo para la privacidad?

Foto: Cortesía

Fuente: Analítica