Reutilizar el aceite para proteger el ambiente

Reutilizar el aceite para proteger el ambiente

El daño comienza cuando el aceite de cocina, ya quemado e inútil para elaborar alimentos:

Se cuela por los desagües, es arrojado a la basura e, incluso, a ríos o quebradas.

En los hogares de la ciudad el desconocimiento es mayor cuando se trata de saber cómo desechar esta sustancia de forma apropiada.

De esta situación, un problema ambiental latente en Medellín, nace el interés de Verónica Granados, Emmanuel Ospina y Juan Pablo Cobos, estudiantes del grado décimo de la Institución Educativa República de Uruguay, del barrio Alfonso López de la comuna 5.

Los tres son precisos con las cifras.

Dicen, citando a la Organización de las Naciones Unidas, que un litro de aceite dispuesto de manera inadecuada contamina 1.000 litros de agua.

Y que, además, las capas gruesas de esta sustancia pueden amontonarse, taponar y dañar las tuberías.

Nacimiento del SRAUC

Es por eso que, liderados por la profesora de Tecnología, Gloria Cecilia Correa Silva, crearon el SRAUC o “Sistema de Recolección del Aceite Usado de Cocina”.

Un programa cuyo fin es convertir el colegio en un “punto limpio” para recoger el aceite que ya no sirve en los hogares, para que otras empresas lo reutilicen en la elaboración de productos como el biocombustible.

Por supuesto, la campaña comenzó entre los miembros de la comunidad educativa y, entre la suma de los envases llenos que iban llegando, solo el año pasado pudieron ajustar 86 litros de aceite.

LEE TAMBIÉN:   Tardígrados: la especie más resistente del mundo que estaría viviendo en la Luna

El paso siguiente es trasladar el líquido contenido en los recipientes individuales a garrafas de 20 litros,.

Que luego son recaudadas por Agroindustria, entidad que se hizo partícipe y que convierte el aceite en biodiésel.

Hace cuatro años, recuerdan los jóvenes, ya había unos primeros trazos de lo que hoy es el SRAUC.

Emanuel comenta que preparaban jabón con el aceite, pero que dejaron de hacerlo porque “había que utilizar muchos químicos”.

Sin embargo, no desistieron.

Entre encuestas y conversaciones con sus mismos compañeros descubrieron que casi nadie sabe qué hacer con el aceite en Medellín.

Y, en ese sentido, son ambiciosos con los alcances de su programa que, en 2018, se hizo un lugar en el podio de ganadores con el tercer puesto en la Feria CT+i del Parque Explora.

Que llegue a todo Medellín

La preocupación porque el aceite no siga colándose por el desagüe va al auge en el Valle de Aburrá. En sitios como alcaldías municipales, centros comerciales, juntas de acción comunal, universidades y parques ya existen puntos de disposición de aceites usados.

Los jóvenes están convencidos de que es posible replicar el SRAUC en otras instituciones y ya comenzaron alianzas con otros colegios.

Con el apoyo económico conseguido tras ganar en la feria de ciencia del Parque Explora adquirieron 300 frascos reutilizables, porque los que llevaban las personas (botellas de gaseosa o los envases originales del aceite) volvían a contaminar al descartarse.

LEE TAMBIÉN:   Brasil acaba con la Amazonía

Ahora están en búsqueda de conocimiento. O, mejor dicho, de profesionales e investigadores que les ayuden a construir una máquina cuyos sensores les permitan filtrar mejor el aceite. Siguen avanzando: ya crearon el prototipo de una aplicación para celulares que esperan pronto esté en línea y que, a través de códigos de barras adheridos a los recipientes, servirá para tener datos más precisos del total de litros recogidos.

El Futuro

La profesora Correa explica que, a futuro, el objetivo es idear un sistema de puntos o beneficios para los participantes que pueda redimirse en el transporte público, similar al plan de reciclaje de botellas que ya tiene el metro.

Mientras utilizan un embudo para reenvasar el aceite en las garrafas, Juan Pablo recuerda las tardes extracurriculares que pasaron dibujando en hojas blancas las cosas que tenían en la cabeza. Así diseñaron los nuevos envases, de boquillas grandes, para evitar derramar el líquido.

Verónica comenta que tras ser finalistas en la Feria CT+I aspiran a participar de un evento científico en el extranjero. Desde eso pasan más tardes en el colegio, pensando en el SRAUC. Y siguen soñando, casi con terquedad, porque si logran clasificar, dicen, será posible llevar tantos años de esfuerzo hasta otros países.

Reutilizar el aceite para proteger el ambiente

FUENTE: El Colombiano/Daniela Jiménez González

Comments

comments