Roberto Blanco: ¿Hay alguien más ahí?

Roberto Blanco: ¿Hay alguien más ahí?

Roberto Blanco: ¿Hay alguien más ahí? Así hemos sido. Así somos. Venezolanos. Gente alegre, entusiasta y echá pa’lante.

Roberto Blanco es licenciado en Computación, conferencista, facilitador coach ontológico, facultado en Psicología Positiva

Roberto Blanco es licenciado en Computación, conferencista, facilitador coach ontológico, facultado en Psicología PositivaAsí hemos sido.

Por otro lado, y generalmente, esperando que otro resuelva nuestros asuntos de índole macroeconómico, político y social.

A veces, llevamos tal forma de accionar a nuestro plano personal individual y familiar.

LEE TAMBIÉN Roberto Blanco: Cortar el monte no es suficiente

Buscamos culpables

Al ver que el que parecía que nos resolvería la vida ya no es, entonces nos ensimismados. Sufrimos y comenzamos a cambiar nuestro enfoque, incluso afinamos el arte de conseguir culpables.

Todo ello con la esperanza de que haya tiempos mejores y la fe de que en algún momento ha de aparecer o emerger otro, entre tanto ser vivo que pulula por estos caminos de Dios.

En ese interín, abrimos el espacio para la tristeza y emociones similares. Inclusive la rabia contenida que nos puede llevar a aislarnos del resto del mundo.

Por ello, apenas vemos que el “Mesías” se está poniendo algo blandengue, brota desde nuestro inconsciente una frase similar a la siguiente: ¿Hay alguien más ahí?

La realidad nos sacude

Las circunstancias actuales nos están sacudiendo de maneras para las cuales no habíamos tenido visión ni capacitación.

No obstante, esas mismas circunstancias, sin darnos cuenta, nos han fortalecido y tallado como personas y profesionales. Nos ha llevado a descubrir talentos ocultos que yacen bajo la piel. Y de no ser por estas vivencias, esos talentos se quedarían cautivos en nuestro cuerpo.

LEE TAMBIÉN:   Samuel Ballester: Construir ciudades sustentables demanda un cambio de paradigma en el desarrollo urbano

Rara vez conversamos con Dios. Decimos hablar con él, pero solo le pedimos. Decimos ser sus hijos. Pero le reclamamos “por qué no a mí” para la dicha o “por qué a mí” con las desgracias.

Decimos ser “merecedores” de su magnanimidad. Pero actuamos desde el egoísmo cuando pienso, digo y actúo resguardando mi pan. Porque entiéndase muy bien “mi pan es solo mío”, incluso ante el hambriento… a menos que, como gesto noble, sea registrado en imágenes que posteriormente vayan a ser publicadas para que salga a la luz mi “calidad humana”.

El deber hacer

Nuestro vivir ocurre en nuestro presente. Y es en este presente donde saber, poder y más allá del querer, está el deber hacer, el deber accionar, uniendo esfuerzos en pro de esa Venezuela bonita y amplia, tan amplia que haya espacio para todos.

¿Qué tal si desarrollamos espacios para generar historias de y para la convivencia? En los animales, el cachorro que fue lamido al nacer, crece más sano y vital. No ocurre así con el que no lo fue. Por igual, el ser humano acariciado y amamantado.

¿Y si vamos, una y otra vez, más allá del borde de nuestra zona de confort y nos aproximamos auténticamente al otro para fortalecer los vínculos entre todos?

¿Si en lugar de seguir buscando “Mesías” nos embraguetamos y dejamos el protagonismo de redes sociales y nos convertimos en protagonistas de carne y hueso?

LEE TAMBIÉN:   Ecuador reanuda exportaciones de petróleo tras protestas

¿Qué tal si en lugar de preguntar “¿Hay alguien más ahí?”, decimos “¡Acá estoy para que seamos más!”?

****

El autor es licenciado en Computación, conferencista, facilitador coach ontológico, facultado en Psicología Positiva y en formación como terapeuta en bioenergética

Redes sociales: @tucoachpersonal en Instagram y Twitter

Correo: rblancorb@gmail.com

Roberto Blanco: ¿Hay alguien más ahí?

Comments

comments