Se acabó el gas: retorna la cocina con leña

Se acabó el gas: retorna la cocina con leña

Se acabó el gas: retorna la cocina con leña. El chavismo adelantó, en los 20 años que lleva en el poder, una férrea política de expropiación y estatización. Se basó en la idea de que no podían quedar en manos privadas sectores considerados estratégicos y de interés público.

Las consecuencias de la medida se evidencian en el poco reconocimiento hacia los venezolanos de su propiedad privada. Y esto se hace con la anuencia de los organismos judiciales. El resultado del manejo gubernamental: la baja eficacia y productividad.

El Observatorio de Derechos de Propiedad de Cedice Libertad presentó un informe sobre tres casos de estudio relacionados con el sector agropecuario, gas y transporte marítimo (puertos).

En cada uno se revelan los pobres resultados de la estatización. Hoy, el despojo a sus dueños de una hacienda muestra 1) unas tierras sin uso y sin rebaño; 2) una infraestructura portuaria deplorable; y 3) una merma en la distribución de gas doméstico que ha obligado a la población a cocinar sus alimentos con leña.

Ya sea expropiación, estatización, rescate o despojo, en cualquiera de los casos, el resultado siempre ha sido el mismo: la ruina.

El retorno a la cocina con leña

Desde 2007, las Empresas de Propiedad Social Directa Comunal tomaron el control de las operaciones en el sector del gas doméstico y de bombonas.

Hoy se reportan fugas de talentos, crecientes niveles de desinversión, el surgimiento de mercados paralelos en la distribución y un manejo incierto de los recursos económicos asignados.

LEE TAMBIÉN:   Politización de su administración: causa de la crisis de servicios públicos

Así se desprende del estudio que Cedice Libertad, a través del economista Raúl Córdoba, hizo sobre el mercado del gas en Venezuela y sus resultados en los últimos años.

En el país existe una amplia disponibilidad del gas metano (80%) que se traslada a través de tuberías hasta las cocinas e industrias (14% o 4,5 millones de habitantes). Y una baja disponibilidad del gas propano o en bombonas (8%) que se distribuye a 86% de la población (27,1 millones de personas).

Esto evidencia las serias dificultades en el sector para desarrollarse y ser más eficiente.

Venezuela fue el país que llevó a cabo el desarrollo del gas en la región Latinoamericana. Hoy vemos el retorno de la cocina a leña, lo cual afecta a la salud de la población”, sostiene Córdoba.

$70 millones para su reacondicionamiento

Explica que el sector requiere de 70 millones de dólares solo para su reacondicionamiento Y son recursos con los cuales no cuenta el gobierno actualmente.

Entre los principales problemas que tiene el sector tras aplicarse también una medida de expropiación y estatización, resalta la escasez de bombonas debido a la paralización de Sidor, otra empresa estatal.

Asimismo, el fracaso de la línea de negocio de las bombonas de plástico.

El control de precios y la disparidad del valor comercial con respecto a la región de 15 dólares fuera del país versus los 0,7 dólares en Venezuela, impide cubrir los costos de producción.

En 2007, cuando se creó Pdvsa Gas Comunal en el país habían 38 empresas, 82 plantas de llenado, 278 distribuidoras al detal, 15 compañías proveedoras de insumos y servicios con 71% de efectividad en la oferta del gas ya sea en bombonas o directo. En 2010, había 56% de empresas de propiedad social directa comunal y 44% empresas mixtas. Pero con 3 millones de bombonas menos, una merma de camiones cisternas y de chutos, menos plantas de distribución y una caída en la producción de gas.

Pero también se perdió uno de los principales objetivos que los gobiernos se han planteado en este sector. “Si la senda de desarrollo hubiese continuado el curso inicial, casi 90% de la población contaría con gas directo”.

LEE TAMBIÉN:   La gasolina solo para unos pocos
Se acabó el gas: retorna la cocina con leña

Fuente: Tal Cual Digital

Comments

comments