Si vas a vender tu casa no hagas esto. Nuestra casa es nuestro refugio. Allí descansamos, nos alimentamos, compartimos con nuestra familia o disfrutamos de la tranquilidad. Por eso es importante que se convierta en nuestro lugar feliz. Y para lograrlo solemos hacer arreglos a nuestro gusto.

Pero si piensas venderla algún día, por el motivo que sea, más vale evitar ciertas renovaciones que podrían perjudicar el valor de tu vivienda o dificultarte su venta.

Yahoo Noticias comparte algunos consejos publicados en GoBankings Rates.

Papel de pared y alfombrado en exceso

El papel tapiz es una opción que puede parecer sencilla y cómoda; sin embargo, es muy difícil de retirar y si no se quiere poner otro, muchas veces la pared necesita una pasadita antes de pintarla.

Esto puede ahuyentar a compradores que busquen una vivienda que no necesite reparaciones; o que vean el papel de pared como un dolor de cabeza futuro con el que no quieren lidiar.

La mejor opción si se tiene una casa en el mercado es optar por paredes con pintura fresca y colores neutros. Si ya tienes papel de pared, considera retirarlo y pintar antes de poner tu casa en venta.

En cuanto al alfombrado, un experto en remodelación dijo en entrevista con Realtor.com lo siguiente. Mientras los pisos de madera o laminado pueden darle un plus de valor a la vivienda de hasta 2.5%; las alfombras muestran los signos de daño y pueden hacer a un comprador repensarse la venta.

LEE TAMBIÉN:   Venezuela: boletos aéreos se podrán pagar con criptomonedas

Paredes y techos con textura

En algún momento, la textura de paredes y techos estuvo muy de moda, pero ya no es tan aceptada y sí muy difícil de quitar.

De hecho, pintarlos también requiere más productos que una pared o techo lisos. Este puede ser un motivo para que el comprador reduzca su oferta o bien decida no quedarse con la casa.

Azulejos muy llamativos

Si quitar el papel de pared o la textura requiere tiempo y dinero, cambiar los azulejos o las losas del piso cuesta probablemente el doble de esfuerzo y una fortuna. Tener en el baño, el piso o la cocina azulejos demasiados llamativos puede espantar a los compradores o disminuir considerablemente sus ofertas.

Los agentes de bienes raíces aconsejan aplicar esto a toda la casa. Cualquier renovación demasiado personalizada puede dañar el valor de tu vivienda.

Tumbar paredes o eliminar clósets para hacer habitaciones más grandes

Convertir dos habitaciones pequeñas en una grande puede ser muy buena idea; pero… solo si no planeas vender la casa en el futuro.

«Incluso las habitaciones pequeñas agregan valor a los hogares. La mayoría de las familias quieren que los niños tengan sus propias habitaciones, pero no les importa si son pequeñas», aconseja Brian Davis, inversionista de bienes raíces. «En mi experiencia, cada habitación puede agregar aproximadamente 15% al valor de una casa».

Existen muchos trucos que pueden ayudarte a que tu habitación luzca más espaciosa sin necesidad de tumbar una pared y restarle una habitación a la casa. Puedes probar con un color oscuro en la pared de fondo para dar profundidad y el resto de las paredes y muebles de colores claros. También hay muchos muebles y camas diseñadas para economizar el espacio, modernos y bonitos.

LEE TAMBIÉN:   Cómo protegerte de las aplicaciones acosadoras

Renunciar a un clóset por el mismo motivo puede ser igual de perjudicial para tu venta; ya que tienen cada vez mayor demanda y son un factor que muchos compradores consideran.

Convertir parte de la casa en oficina

Esto cobra especial relevancia en los tiempos actuales, en los que muchos hemos tenido que renunciar a la oficina y crearnos un espacio en casa para trabajar.

Asegúrate de no hacer una remodelación excesiva, con demasiados enchufes de pared y muebles de oficina, para que la habitación pueda pasar fácilmente a dormitorio en el momento en que decidas venderla.

Si vas a vender tu casa no hagas esto

Foto: Cortesía

Fuente: Yahoo Noticias

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »