Síndrome Kessler: la basura espacial que afecta al planeta. En 1978 el científico y consultor de la NASA Donald J. Kessler, propuso un escenario futuro nada halagüeño; que podríamos describir con el término “reacción en cadena” que manejan los físicos cuando hablan de fisión nuclear. Y esto lo hizo consciente del creciente número de satélites que las potencias ponían en órbita cada año; y la previsibilidad de que tal número creciera con el paso del tiempo.

En aquel escenario “apocalíptico” Kessler imaginó un volumen de basura espacial en la órbita baja terrestre muy alto. Tanto, que los innumerables objetos que volarían de forma incontrolada impactarían con frecuencia sobre otros objetos.

A su vez, los objetos resultantes del impacto, convertidos en nuevos proyectiles de basura espacial, impactarían contra otros; aumentando el caos en cada ocasión, apunta el portal Yahoo Noticias.

Como ves, la expresión “reacción en cadena” es efectivamente la analogía más gráfica para entender lo que podría llegar a suceder; si seguimos poniendo más y más satélites nuevos en órbita, al tiempo que no nos preocupamos de retirar los viejos.

Toma mayor importancia

Hablar hoy del Síndrome Kessler es más relevante que nunca. Especialmente después de que los rusos efectuaron pruebas de misiles tierra-espacio usando un viejo satélite Kosmos-1408 lanzado en 1982 como diana.

La kosmos, averiada desde hace años, pesaba más de una tonelada. Y los múltiples objetos que salieron despedidos tras el impacto del misil llegaron a preocupar seriamente a los tripulantes de la ISS.

LEE TAMBIÉN:   Chinos vuelven al campo hartos de la ciudad

Además desatando la indignación de las autoridades de los Estados Unidos, que tacharon las maniobras rusas de “peligrosas e irresponsables”.

En la actualidad existe una cifra aproximada de 330 millones de pedazos de tecnología humana en el espacio.

Obviamente no es que la humanidad haya lanzado todos esos objetos de forma individual; sino que muchos son restos pequeños desprendidos de otros objetos más grandes.

Cinturones de basura espacial

De no detener esa reacción en cadena, la Tierra terminará orbitada por cinturones de basura espacial; lo cual sería un problema sumamente grave si pretendemos viajar con seguridad al espacio. Ya que nos veríamos obligados a superar esos cinturones de detritus.

Si te preguntas si ya ha habido algún impacto entre satélites la respuesta es «sí».

En 2009 un satélite de comunicaciones estadounidense operativo, llamado Iridium 33, colisionó con un satélite de comunicaciones ruso abandonado llamado Cosmos 2251; en algún lugar de la órbita situada a unos 780 kilómetros de altitud sobre el norte de Siberia. Generando este impacto unos 1.000 fragmentos de basura espacial.

Por desgracia, cada vez nos acercamos más al punto fatídico del cual Kessler pretendió alertarnos; ya que el ritmo al que lanzamos satélites a la órbita excede ampliamente al de la caída de objetos a la Tierra.

Algo de lo que el consultor estadounidense ya era conocedor en 2009, cuando advirtió que de no hacer nada, los choques entre satélites serían la fuente más común de creación de nuevo detritus espacial.

LEE TAMBIÉN:   Piden incorporar al sector privado en refinación del petróleo

Ambiente espacial inestable

Hoy en día, los modelos empleados por las fuerzas aéreas de los Estados Unidos ya concluyen que el ambiente espacial es “inestable”.

Incluso la ESA está de acuerdo en que aunque se pusieran en marcha proyectos encaminados a retirar viejos satélites de la órbita; y se espaciaran los lanzamientos pronto comenzaremos a ver impactos entre objetos.

Esto será especialmente común en algunas órbitas geosíncronas muy empleadas actualmente para instrumentos de comunicación estatal y comercial.

En fin, como ves el escenario es de los que asustan. No quisiera ser agorero, pero la famosa escena destructiva que mostró la película de Alfonso Cuarón “Gravity” en 2013; en el que una serie de “carambolas” relacionadas con un peligroso enjambre de basura espacial, termina por destruir la ISS, podría estar más cerca de lo que creemos.

No me extraña que la maniobra rusa de la semana pasada con el viejo Kosmos-1408 no les haya puesto los pelos como escarpias a los astronautas de la ISS; que tuvieron que refugiarse en lo más profundo de la estación por si la cosa se complicaba.

Síndrome Kessler: la basura espacial que afecta al planeta

Foto: Cortesía

Fuente: Yahoo Noticias

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »