Taxistas golpeados por la crisis económica y falta de gasolina. Los taxistas, esos profesionales del volante que tanto socorrieron a los usuarios del transporte público en momentos de colapso, han visto minimizar su actividad en Venezuela.

A taxistas y mototaxistas la arepa se les ha puesto cuadrada, pues la crisis económica y la escasez de gasolina, han atentado contra el que fue su principal sustento.

La crisis económica de los últimos años, agravada por la pandemia de la COVID-19; la devaluación del bolívar; la escasez de efectivo; y los problemas de abastecimiento de gasolina son las causas de esta situación.

Según el portal Hispanopost, por lo menos 50% de los trabajadores por cuenta propia que se dedicaban a prestar ese servicio han migrado a otras actividades.

“Las carreras ya no proporcionan los ingresos suficientes para cubrir los gastos de mantenimiento del vehículo. Ni la garantía de contar con gasolina, lo cual resta mucha rentabilidad al negocio”, contó un taxista en calidad de anonimato.

Se pierden horas – hombre

Desde hace meses, en Caracas prácticamente no se ven los automóviles con el cartel de “Libre” recorriendo las calles y avenidas para recoger pasajeros en la vía. Y es que esto implica un consumo extra de gasolina.

“Se pierde un día de trabajo para abastecerse de combustible en las bombas que lo venden a precio subsidiado; y llenar el tanque con gasolina dolarizada es una ruina”, precisó otro conductor.

LEE TAMBIÉN:   Industria manufacturera de Lara presenta deterioro

Agregó que la frecuencia de las carreras también se ha reducido bastante; y los traslados al aeropuerto de Maiquetía, que eran los más lucrativos, porque cuestan entre $40 y $50 han disminuido porque ya no hay tanta gente viajando. La consecuencia es que los choferes enfrentan muchas horas de inactividad.

Servicio a vecinos y transeúntes

Por ello, en las puertas de los edificios y locales comerciales cercanos a las residencias de Candelaria, San José, Chacao, Los Palos Grandes, San Bernardino y las avenidas Panteón y Fuerzas Armadas, entre otras zonas caraqueñas; estos trabajadores por cuenta propia ofrecen directamente el servicio a vecinos y transeúntes.

“La falta de bolívares en efectivo es un obstáculo y la opción del pago móvil o la transferencia no siempre resulta·, refirió un taxista.

Reveló que como el trato sobre el costo de la carrera es verbal y se paga al llegar al punto de destino, algunos pasajeros se bajan del carro sin cancelar el monto.

Sobre el pago en dólares, los consultados explicaron que no siempre cuentan con billetes para dar vuelto; sobre todo, si el cliente paga con billetes de 20 o 50 dólares.

“Hace dos años combinaba mi empleo formal con el oficio de taxista que realizaba ruleteando a partir de la hora de salida de la oficina; pero eso quedó atrás con el problema de la gasolina. Además, la gente ya no tiene dinero para agarrar una carrera”, sostuvo un conductor.

Grupos de WhatsApp

Varios taxistas reconocieron que los grupos vecinales de WhatsApp son de mucha ayuda para captar y conservar una buena clientela; especialmente en los traslados al aeropuerto en la madrugada o de emergencia sanitaria a altas horas de la noche.

LEE TAMBIÉN:   Misión DART intentará desviar trayectoria de asteroide

“La ventaja es la confianza del pasajero que conoce al conductor porque es su vecino; sin embargo, las carreras se deben a situaciones de extrema necesidad”, narró un taxista.

Otras opciones de contratar una carrera son las tradicionales líneas comerciales que prestan el servicio mediante llamada telefónica; o a través de empresas que han entrado recientemente al mercado y que se pueden contactar a través de aplicaciones.

Taxistas golpeados por la crisis económica y falta de gasolina

Foto: Cortesía

Fuente: Hispanopost

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »