Icono del sitio

Tormentas solares aceleran partículas hasta casi la velocidad de la luz

Tormentas solares aceleran partículas hasta casi la velocidad de la luz. Algunas tormentas solares registradas en la última década se mostraron capaces de acelerar partículas en la magnetosfera de la Tierra hasta casi la velocidad de la luz.

La misión Van Allen Probes de la NASA registró múltiples electrones rápidos durante estas tormentas, además de otras tormentas que no los aceleraban. Cabe recordar que dicha misión constaba de dos satélites; y sondeó los cinturones de radiación de nuestro planeta entre los años 2012 y 2019.

Un equipo de físicos colaboradores con el Centro Helmholtz de Potsdam (Alemania) investigó a qué se debe la diferencia en la energía de los electrones interceptados en circunstancias similares.

Según el estudio, la aceleración tiene que ver con la densidad del plasma (la mezcla de partículas cargadas, considerada el cuarto estado de agregación de la materia). Este es un parámetro que los autores califican de “muy difícil de medir directamente”.

Densidad del plasma

Precisamente las condiciones de “agotamiento del plasma en frío extremo” hace que la energía de los electrones aumente de cientos de kiloelectronvoltios a más de 7 megaelectronvoltios.

Este cambio solo ocurría cuando la densidad del plasma descendía a valores tan bajos como diez partículas por centímetro cúbico durante las mediciones orbitales.

Los investigadores conjeturan que los electrones pueden tomar energía de las ondas del plasma; y que este mecanismo puede ser común con las magnetosferas de planetas como Júpiter y Saturno. Esta información fue publicada en un comunicado del Centro Helmholtz difundido el 2 de febrero.

Para acelerarse hasta velocidades próximas a la de la luz, las partículas no necesitan, como se suponía antes, un proceso de dos etapas. Antes se creía que primero viajaban desde la región exterior de la magnetosfera hacia el cinturón interior de radiación; y luego se disparaban en dirección opuesta.

Los cinturones de radiación, el superior y el inferior, de donde provienen estos veloces electrones, tienen en su conjunto la forma de una rosquilla que se extiende hasta 20.000 kilómetros sobre las regiones ecuatoriales del planeta.

Son un fenómeno que fue descrito por primera vez hace diez años y llevan el nombre de James Van Allen, su descubridor; en su honor también se bautizó la misión de la NASA que los estudió. El año pasado los científicos se refirieron a estos cinturones de Van Allen como un  “gigantesco acelerador de partículas en el cielo”.

Las nuevas estimaciones fueron posibles gracias a la aplicación de un modelo digital a los datos sobre la densidad del campo magnético y del plasma; entre otros posibles factores, obtenidos durante el vuelo de las sondas de la misión Van Allen Probes.

Tormentas solares aceleran partículas hasta casi la velocidad de la luz

Fuente: Actualidad.rt

Comentarios

Comenta en Facebook

Salir de la versión móvil