Titulares

UE responde a inundaciones y otras catástrofes

UE responde a inundaciones y otras catástrofes. Un verano con fenómenos extremos pone a prueba a los países de la Unión Europea. Mortíferas inundaciones azotan a Eslovenia; los bosques arden en Italia y Grecia; y olas de calor abrasador han agobiado a España.

El centro de coordinación de emergencias de la UE trabaja sin descanso: poniendo en contacto a los servicios de emergencia de los diversos países; organizando el envío de equipos de rescate; y tratando de anticipar el próximo desastre natural.

Inundaciones e incendios

Según Janez Lenarcic, comisiario europeo de Gestión de Crisis, Alemania y Francia enviarán puentes prefabricados; máquinas excavadoras y equipos de ingenieros a Eslovenia, para hacer frente a las inundaciones.

Por su parte, Grecia, enviaba aviones especiales para combatir los incendios forestales en Chipre. La semana pasada se informó que nueve países europeos estaban monitoreando el peligro «extremo” de incendios; cinco enfrentaban alertas de inundaciones y dos tenían alertas rojas de altas temperaturas o precipitaciones.

Los desafíos van en aumento. En 2018, la central de crisis de la UE respondió a 20 solicitudes de asistencia. En 2023, la cifra ha aumentado a más de 230.

El sistema de protección de la UE

De acuerdo con el trabajo adelantado por el sitio DW, Lenarcic está a cargo del Mecanismo de Protección Civil de la UE. Este fue creado en 2001 para aglutinar recursos y ayudar a los países a reforzar mutuamente sus capacidades para enfrentar catástrofes naturales o provocadas.

Cuando un país enfrenta una emergencia, puede activar el mecanismo y pedir la asistencia que necesite. Bruselas coordina las ofertas de apoyo de los demás países y contribuye a financiar su despliegue.

Lea también:   El devastador huracán Beryl y todos los que vendrán a causa del cambio climático

También países que no forman parte de la UE pueden solicitar ayuda. Por ejemplo, a principios de este año, bomberos europeos fueron a luchar contra los incendios forestales en Canadá. Y el año pasado enviaron equipos de purificación de agua y médicos a Pakistán, tras inundaciones devastadoras.

Las reservas de la UE

De hecho, la pandemia de COVID-19 fue un llamado de alerta para la UE. Escasearon los respiradores y las mascarillas, los sets para realizar exámenes de antígenos y muchos hospitales se vieron desbordados.

Para evitar que algo así se repita, Bruselas empezó a almacenar más material médico para toda la UE en 2020. Pero no se trata solo de medicamentos. El bloque acumula desde equipos médicos de protección hasta hospitales de campaña listos para funcionar. Además, dispone de helicópteros, aviones de extinción de incendios, tiendas de campaña y generadores de energía.

Y, tras la invasión rusa de Ucrania, Bruselas también aceleró sus esfuerzos por dotarse de equipos de descontaminación y tabletas de yodo; enl caso de un desastre químico o nuclear.

Aviones para extinguir incendios

En vista del impacto del cambio climático, también crece la lista de tareas. Según el Centro de Investigación de la UE, los incendios forestales han calcinado 260.000 hectáreas en la UE causando «enormes daños medioambientales y económicos».

Ante la previsión de que los incendios causen más estragos en los próximos años, Bruselas planea comprar 12 nuevos aviones de extinción; para una flota que será financiada centralmente. Pero estos no estarán disponibles con rapidez y se espera que puedan entrar en acción en 2027.

Lea también:   España presenta el primer motor supersónico de hidrógeno: funciona con gas y todo el mundo lo busca

El mecanismo de protección civil de la UE es voluntario. Los miembros de la UE a menudo ayudan a otros Estados, pero no están obligados a hacerlo. La UE carece de competencias legales para tomar decisiones sobre la respuesta a las catástrofes. Y necesita la luz verde de los Estados miembros para comprar suministros de reserva de emergencia.

UE responde a inundaciones y otras catástrofes

Foto: Cortesía

Fuente: DW