Una startup española digitaliza las más grandes obras de arte. La próxima vez que vayas al Museo Del Prado en Madrid, al Museo Carmen Thyssen de Málaga, el Museo Universitario Arte Contemporáneo o el Museo Nacional de Historia de México en el Castillo de Chapultepec, ambos en Ciudad de México, no solo podrás ver las obras expuestas a simple vista. También puedes tener una experiencia multimedia hiperrealista y en algunos casos, visitas guiadas por medio de Second Canvas.

Son cuatro de las decenas de museos con aplicaciones para el smartphone hechas por la startup madrileña MadPixel. En el contexto de la cuarentena global por el coronavirus, las apps sirven como un escape cultural/virtual para ver, en super-alta resolución, obras en muchas partes del mundo.

Además de las apps, MadPixel ha desarrollado ROB, un robot para scannear colecciones en museos y galerías de arte. Es una solución completa que incluye servicios de digitalización y servicio cloud.

En el contexto de la conferencia de desarrolladores de Apple —WWDC 2020— Hípertextual habló con Iñaki Arredondo. Él es CEO y cofundador de MadPixel, que asistió a dos de los eventos, en 2018 y 2019 en San José, California.

Un camino largo hasta Second Canvas

“Los primeros 12-13 años éramos una agencia digital que trabajamos en proyectos digitales online y offline con compañías de todo tipo, no del sector cultural”, explica Iñaki.

“En esos primeros 5 como agencia hicimos desde las webs corporativas hasta cosas como kits de conexión de Wanadoo. O un portales llenos de juegos. En paralelo, hacíamos nuestros propios proyectos internos, con un enfoque muy de innovación”.

Pero los últimos cinco años de MadPixel han estado dedicados de lleno al sector cultural con proyectos basados en Second Canvas y MadPixelROB.

LEE TAMBIÉN:   La regla del 1% que usan los grandes emprendedores

“Mantenemos el espíritu innovador pero enfocado a crear producto propio. Y haciendo proyectos basados en ellos. Lo que es un cambio grande frente al ritmo frenético y los proyectos más efímeros del mundo del marketing”.

“Ahora podemos crear tecnologías, plataformas, que evolucionan en el tiempo. Y pueden llegar mucho más lejos, en todos los sentidos”, nos explica.

De hecho las cosas han cambiado radicalmente entre 1999 hasta 2020. ¿Quién diría en aquella época que tendríamos visitas virtuales hiperrealistas a museos?

“Sí, recuerdo cuando se hablaba de lo digital como de un mundo aparte. Algo virtual paralelo al mundo real, cosa que todavía se oye. El mundo es uno, y lo digital es parte del mundo”.

Es una transformación que han pasado algunos sectores y otros están en camino. Y que la pandemia ha puesto en evidencia. “Tu yo digital no es una cosa paralela; también eres tú. Es más, para mucha gente es el único tú que conocen”.

La primera experiencia con el ecosistema cultural

“La primera experiencia fue cuando hicimos la web corporativa de Patrimonio Nacional. Además creamos unos 360º de los palacios reales que se visualizaban con un plug-in de QuickTime VR que debería ir al museo de la ciencia”.

Años más tarde llegó el desarrollo de la tecnología de digitalización de obras de arte. Y el primer proyecto con el Museo del Prado, un proyecto de Google que dio la vuelta al mundo.

En enero de 2009, Televisión Española hizo un reportaje del proyecto. Entrevistó al director del Museo Del Prado y al que en aquella época dirigía Google España, Javier Rodríguez-Zapatero.

LEE TAMBIÉN:   Desarrollan software que identifica y limita el racismo y sexismo

El proyecto consistía en un recorrido virtual del Museo del Prado, pero por medio de Google Earth. En aquella época era una aplicación que descargabas en Mac o PC. Hoy aún funciona pero en el navegador.

Hoy hay más de 70 museos de 16 países utilizan Second Canvas. Ya sea con dispositivos de interpretación en sala, con exposiciones digitales o con visitas virtuales gigapxiel”, nos explica Iñaki.

MadPixelROB

MadPixelROB, el sistema de digitalización de obras, resulta sumamente interesante. No solo es el robot, sino una solución completa que incluye el servicio completo e inclusive hospedaje de las imágenes en la nube.

ROB funciona con diferentes cámaras digitales y objetivos. El control del robot se hace desde una app en el iPad, donde se seleccionan las áreas de la obra a fotografiar. La sesión fotográfica se puede exportar a una memoria externa o enviar a post-procesado al servicio cloud de MadPixel.

“Ya desde el inicio desarrollamos una metodología y un software propio de digitalización gigapixel. Pero el hardware, aunque con algunas modificaciones y elementos propios, estaba basado en un hardware de terceros. Así que en un momento dado decidimos dar un salto. Y repensarlo todo de nuevo desde cero”, nos explica.

“No solo para hacerlo mejor e incluirle ese ecosistema que mencionabas como el post-procesado en la nube, sino para que ROB pudiera hacer de la digitalización de obras de arte en super-alta resolución algo accesible también para terceros, para los propios museos, para agencias o fotógrafos”.

“En el proceso descubrimos algo que ahora vemos evidente, pero que no lo era. Y es por qué compañías como Apple o Tesla hacen hardware y software a la vez, lo cual es un doble reto y nada fácil”, explica.

LEE TAMBIÉN:   Hoteleros venezolanos reportan pérdida del 90% de sus ingresos

“Hacerlo te permite no solo tener el control del conjunto; es que el conjunto es mucho más que la suma de las partes. Y de repente ves que puedes hacer cosas que no te habías planteado cuando pensabas por separado. Y que puedes crear algo mucho más eficiente y casi mágico, con menos”, añade.

Me llamó la atención que parte de la solución de ROB es el uso de iPads para el proceso de escaneado. Inicialmente la tecnología usaban Windows, pero el objetivo era encontrar una forma de tener un equipo pequeño, confiable, pero poderoso.

“Entre las opciones de tablets, iPad y iOS (ahora iPadOS) era lo más fiable. Acertamos: prácticamente todos los iPads de la unidades de ROB que tenemos no han fallado nunca”.

“También por otra razón. Tienes la tranquilidad de que si fallase por alguna razón, puedes comprarlo un reemplazo en cualquier lugar del mundo, sin preocuparte del encontrar justo el mismo modelo o versión. Cuando estás a miles de kilómetros digitalizando en un museo, que ha cerrado solo para ti —y ya hemos digitalizado en más de 400 de todo el mundo— esa fiabilidad era clave”, explica Iñaki.

Puede leer la entrevista completa haciendo click aquí Esta es la startup española que está digitalizando las más grandes obras de arte en todo el mundo

Una startup española digitaliza las más grandes obras de arte

Fuente: Hipertextual

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »