Usan aguas residuales y aguas negras para producir hidrógeno

Usan aguas residuales y aguas negras para producir hidrógeno

Usan aguas residuales y aguas negras para producir hidrógeno. Un equipo de la Universidad RMIT (Australia) descubrió una forma rentable de producir hidrógeno usando aguas residuales y aguas negras.

El proceso no sólo produce gas H2 limpio, sino que también captura todo el carbono de la caca humana y le da un uso valioso.

Al hacerlo, podría generar energía limpia a partir de un recurso virtualmente ilimitado. Y también podría dar lugar a un sector de aguas residuales completamente neutral en cuanto a emisiones.

El hidrógeno va a desempeñar un papel importante en la futura economía verde. Entonces métodos de producción como éste podrían matar a varios pájaros de un tiro.

Las aguas residuales tratadas se usan principalmente como fertilizante en la agricultura. Pero alrededor del 30% a nivel mundial se almacenan o se envían a los vertederos.

El biogás, principalmente metano, se puede quemar como un combustible renovable. Pero no uno limpio en términos de emisiones. El biogás se produce cuando las aguas residuales se asientan y se descomponen en una planta de tratamiento de aguas residuales.

En su lugar, el estudio del equipo de RMIT, publicado en el International Journal of Hydrogen Energy, propone un nuevo método en el que los “biosólidos” o cacas se convierten en biocarbón, un tipo de carbón rico en carbono.

Este biocarbón contiene suficientes partículas de metales pesados como para funcionar como catalizador “ideal”, a través del cual el biogás rico en metano puede ser dividido en carbono e hidrógeno.

LEE TAMBIÉN:   Descubren gigantescos reservorios de agua dulce bajo costas de Hawai

Almacenamiento de energía

El proceso puede realizarse en un reactor de pirólisis de alta eficiencia y alta temperatura. El equipo de la propia Escuela de Ingeniería del RMIT diseña el prototipo. Este puede separar el hidrógeno y al mismo tiempo convertir el carbono en otra forma de biocarbón recubierto con nanomateriales de carbono.

Por supuesto, esto tiene un alto valor en una gama de usos que incluyen el medio ambiente, la mejora de los suelos agrícolas e incluso el almacenamiento de energía.

Lo más importante: este proceso de pirólisis captura y secuestra todo ese carbono en una forma útil que no llega a la atmósfera.

Hemos optimizado radicalmente la transferencia de calor y masa en nuestro reactor. A la vez que hemos reducido la tecnología para que sea altamente móvil. No hay reactores disponibles que puedan lograr una integración de calor y masa tan fenomenal, en un paquete tan pequeño y rentable. Y aunque ya es eficiente en cuanto a la energía, este reactor podría convertir la conversión de biosólidos y biogás en un proceso que realmente produzca energía en lugar de consumirla”. Kalpit Shah, investigador principal.

La nueva tecnología se basa en materiales de desecho esencialmente de suministro ilimitado. Aprovechando el poder de los biosólidos para producir un combustible totalmente limpio a partir del biogás se puede ofrecer una verdadera ganancia ambiental y económica.

South East Water, una empresa de servicios públicos del gobierno de Victoria, ha comenzado a construir una planta piloto para probar esta tecnología de conversión de la caca en hidrógeno y evaluarla para su incorporación en el proceso de tratamiento de aguas residuales.

LEE TAMBIÉN:   Microbios que favorecen absorción del fósforo atrapado en los suelos
Usan aguas residuales y aguas negras para producir hidrógeno

Fuente: Ecoinventos

Comments

comments