Venezolanos esperan con incertidumbre llegada del bolívar digital. Dentro de dos semanas, Venezuela estrenará su nueva moneda tras la tercera reconversión de este siglo. Con ella desaparecerán seis ceros del bolívar soberano y nacerá el bolívar digital.

Pero, lejos de verlo como un respiro, los ciudadanos esperan con incertidumbre e indiferencia, típicas de quienes se han acostumbrado a una dolarización de facto.

En las calles, todavía hay quienes desconocen que dentro de dos semanas, su moneda nacional se transformará por tercera vez. Y como explica José Torres, vendedor en el céntrico bulevar caraqueño de Sabana Grande, “todo el mundo tiene sus dudas”.

Según el portal Banca y Negocios, todos los venezolanos tienen sus dudas sobre cómo los afectará esta nueva reconversión.

Aun  cuando el comercio venezolano se mueve, según Torres, con “puros dólares; y no se ve influenciado por el bolívar excepto para dar un simple vuelto”.

Nadie se acuerda del soberano

A pie de calle, se observa que son pocos los gastos que pueden pagarse en “soberanos”; cuya creación eliminó cinco ceros a la moneda y sustituyó al bolívar fuerte que había borrado otros tres.

Para la mayoría de productos, lo habitual es pagar en la divisa estadounidense; incluso en los comercios informales o en las zonas más desfavorecidas. Y como explica Torres, hasta el dólar cada día pierde mayor valor de compra.

“En otros países, puedes ver que la moneda del país se va a devaluar, mas no el dólar; en este país se está devaluando el dólar a diario”, explica. Tras detallar que ha observado cómo un paquete de harina de maíz ha pasado de uno a dos dólares en varias regiones.

LEE TAMBIÉN:   Ágora: un nuevo modelo de oficinas post-pandemia

Aun así, es precisamente el creciente poderío del dólar lo que hace que los venezolanos sean más displicentes con la llegada de su nueva moneda; que sospechan utilizarán poco en su día a día.

El desconocimiento

No muy lejos, Jessica Parra vende tequeños en un puesto callejero. Y confiesa que todavía no conoce la moneda en la que tendrá que cobrar a sus clientes desde el 1 de octubre.

“Me pilla por sorpresa porque no me han dado noticias todavía”, comenta la joven comerciante.

Por eso, considera que el día que entre en vigor el bolívar digital “va a ser un desorden, principalmente para las personas mayores; porque ellos siempre están confundidos con el dólar y ahora, con una moneda diferente, más todavía”.

En un país donde la vida cotidiana cambia con tanta frecuencia en sus rasgos más elementales, son los mayores a quienes más les cuesta amoldarse a las nuevas realidades.

Parra explica que todavía hay muchos que se confunden con el billete de un millón de bolívares lanzado en marzo pasado; y que, por la devaluación de la moneda venezolana, ya perdió gran parte de su poder de compra.

Es más de lo mismo

Son muchos los que, desacostumbrados a la moneda, ven que al dorso está marcado un 200, en homenaje al bicentenario de la batalla de Carabobo; y no saben si ese es el valor real del billete.

En otro punto de Caracas, Oscar Bermúdez coincide en que lo que vendrá en dos semanas es “más de lo mismo”; y fantasea con cómo hubiera sido su vida años atrás, antes de las reconversiones, con un billete como los que hoy circulan en las calles.

LEE TAMBIÉN:   Misión BepiColombo obtiene imagen de Mercurio

Y en cambio hoy solo puede pagar “el pasaje, la camioneta” con “un millón de bolívares que va a ser un bolívar” a partir del uno de octubre, tras retirar seis ceros.

El mismo cambio, pero sin sonrisas, hace María, de 84 años; quien tiene una pensión de “dos dólares en total”; es decir, unos 8 bolívares digitales dentro de dos semanas y explica que eso no “alcanza para comprar una pastilla de nada”.

“Pienso que va a pasar lo mismo que ha pasado con las reconversiones anteriores; que se vuelve pan y agua porque con esta inflación no hay billete nuevo que valga”, concluye antes de retomar su día.

Venezolanos esperan con incertidumbre llegada del bolívar digital

Foto: Cortesía

Fuente: Banca y Negocios

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »