En este momento estás viendo Venezolanos se rebuscan: desde WhatsApp hasta el tarantín
CRISIS LLEVA A LOS VENEZOLANOS A REBUSCARSE. 28/03/2017. FOTO IVAN PIÑA
CRISIS LLEVA A LOS VENEZOLANOS A REBUSCARSE. 28/03/2017. FOTO IVAN PIÑA

Venezolanos se rebuscan: desde WhatsApp hasta el tarantín

Venezolanos se rebuscan: desde WhatsApp hasta el tarantín. El empobrecimiento de la clase media venezolana sigue avanzando debido a la falta de trabajo en el sector formal; así como por la pérdida del ingreso por la inflación y la devaluación.

Esta situación lleva a muchos profesionales y técnicos a trabajar como buhoneros en la economía informal.

Así aseguraron al portal HispanoPost, fuentes del sector que solicitaron guardar sus nombres en reserva.

“La empresa donde trabajaba cerró durante la pandemia. Para mantener a la familia hago hallaquitas de chicharrón y de pollo; dos por un dólar”, contó una técnico superior universitaria en Administración.

Precisó que mata algunos tigres con su profesión, la cual comparte con la venta de hallaquitas. Los primeros meses a través de WhatsApp; pero por la competencia y la menor compra de los vecinos ahora también comercia en un puesto en la calle.

A la calle porque la competencia en WhatsApp es fuerte

“Bajar la cava, la mesa y la silla por el ascensor y que me vean los vecinos da pena; pero la necesidad se impone”, refirió otra profesional y empleada pública que comparte su empleo formal con la venta de bolllitos tipo Navidad a 3 por 2 dólares.

“El WhatsApp ya no era suficiente para vender; por lo que me fui a la calle aledaña a mi edificio, donde compré hace 20 años el apartamento, en Candelaria”, dijo.

Un ingeniero que labora en una empresa de servicios del Estado narró que su esposa prepara tortas y ponquesitos; y él los vende en la oficina en la semana flexible.

LEE TAMBIÉN:   Mejores salarios: la exigencia de los empleados públicos venezolanos

El apartamento donde vive con su familia de cuatro miembros también es propio; sin embargo, dijo hay que ingeniárselas para lograr un ingreso que cubra los gastos.

Señaló que los primeros meses vendían bolllitos y otras comidas hechas en casa por WhatsApp. Ahora también comercian en la acera de la avenida Fuerzas Armadas donde transita mucha gente; sobre todo, los sábados gracias al mercado que se instala en la avenida Panteón.

Se multiplica número de vecinos en la economía informal

Los consultados revelaron que el número de vecinos dedicados a la actividad se ha multiplicado en cada edificio. “Por lo menos la cuarta parte de los residentes venden por WhatsApp”, dijo un consultado.

Una contadora, residente de un conjunto de apartamentos en San Bernardino, precisó que comparte el teletrabajo con la venta informal de comida a domicilio; y, además del WhatsApp, atiende con sus hijos -de 15 y 18 años de edad- un tarantín en una calle de La Candelaria.

Destacó que sus compañeros de la empresa y que viven en el este de Caracas “también venden por WhatsApp y en calles de zonas como El Cafetal o los Palos Grandes”.

“Hay que pagar el condominio -cada vez más caro-; los servicios; el colegio de los chamos; y la alimentación más o menos balanceada del grupo familiar”, expresó una abogada.

Otra opción de venta a cielo abierto que aprovechan los vecinos son las ferias de calle y los mercados de los corotos en estacionamientos de las iglesias.

LEE TAMBIÉN:   Venezuela: 400 protestas de maestros registradas en 15 días

Según cálculos de instituciones no gubernamentales como el Fondo Monetario Internacional, el desempleo en Venezuela se ubica en 58%.

Asimismo, 52% de la población económicamente activa de 11 millones de personas trabaja en el sector informal de la economía a tiempo completo o parcial; en el que los trabajadores comparten el empleo formal con el rebusque.

Venezolanos se rebuscan: desde WhatsApp hasta el tarantín

Fuente: Hispanopost

Comentarios

Comenta en Facebook