Venezuela perdió 28% de sus bosques en la Amazonia desde 2016. El cambio climático ha impactado de forma negativa en Venezuela; especialmente en suelos, aguas, bosques y en especies de flora y fauna de ecosistemas terrestres y acuáticos en los últimos años.

Así lo reseñó el portal TalCual, al ofrecer los resultados de un seminario sobre cambio climático organizado por el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (Ildis); oficina de la Fundación Friedrich Ebert (FES) en Venezuela.

Tina Oliveira-Miranda, representante del Programa de Monitoreo Socioambiental de la Amazonia Wataniba; afirmó que solo entre 2016 y 2020 en el país se perdieron 28% de los bosques de la Amazonia. Pero entre 2011 y 2015 se había perdido 7%; y entre los años 2006 y 2010 se había perdido 18%.

Y es que lo que más impacta en el efecto del cambio climático en el país es la velocidad con la que este proceso está teniendo lugar.

Estado Amazonas

En este sentido, Oliveira-Miranda recordó que “hay una expansión de la deforestación en áreas nuevas”; y aseguró que el estado Amazonas es el que detenta la mayor velocidad de incremento.

Agregó que la expansión e intensificación de la deforestación en las cabeceras de las cuencas no solo afectará las emisiones actuales de carbono; sino también la capacidad de los bosques para mantener el equilibrio de fijación y liberación. Esto por la pérdida en la capacidad para captar agua con todas las consecuencias que implica.

LEE TAMBIÉN:   Piden revisar el cobro de peajes al transporte público y de carga

Sin embargo, Oliveira-Miranda dice que por la integridad del ecosistema que aún existe es posible hacer algo.

Agricultura y cambio climático

La agricultura genera gran cantidad de gases con efecto invernadero, responsables del cambio climático; pero también se ve afectada por los impactos adversos de la alteración del clima. Ya que se reduce la productividad y se incrementan los riesgos de seguridad alimentaria.

Para Rafael Javier Rodríguez, profesor de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado y asesor de Inameh; el cambio climático “va a reducir la productividad agrícola, la estabilidad de la producción y, en consecuencia, los ingresos de los productores del campo”.

Al respeto, Rodríguez enfatiza que en el país “el desarrollo de estrategias para prevenir o reducir estos impactos es crucial para garantizar la seguridad alimentaria en Venezuela”.

De la misma manera, detalló que las variaciones de los patrones de temperatura y precipitaciones que se estima; favorecerán las condiciones para el ataque de plagas a los cultivos. Y fisiológicamente van a significar un estrés para los cultivos y para la ganadería.

Según, para mediados del siglo se prevé un aumento de la temperatura entre 1,5 y 2 grados centígrados; y una disminución de las precipitaciones de entre 15 y 20% van a alterar los períodos de siembra

El cambio climático también traerá lluvias extensas o sequía, inundaciones, crecida de ríos, pérdida de la fertilidad del suelo.

Ante estos escenarios, Rafael Javier Rodríguez recomienda “adoptar medidas preventivas bajo un plan de corto, mediano y largo plazo; que establezca estrategias que fortalezcan el agro venezolano e incrementar la resiliencia ante el cambio climático”.

LEE TAMBIÉN:   Inundaciones: 100.000 hectáreas productivas del sur del Lago de Maracaibo en peligro
Venezuela perdió 28% de sus bosques en la Amazonia desde 2016

Foto: Cortesía

Fuente: Tal Cual Digital

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »