Venezuela vive la peor crisis de agua de su historia. Las imágenes de personas caminando de un sector a otro intentando hasta lo imposible por conseguir un poco de agua son recurrentes en Caracas. Sus habitantes sufren la ausencia de este servicio y no encuentran respuestas de parte del gobierno de Nicolás Maduro.

En diciembre pasado, en varias zonas y barriadas de la capital, los ciudadanos se sorprendían al saber que diariamente podían llenar sus recipientes sin necesidad de transitar largos tramos; desgastar su cuerpo con carretillas pesadas, ni pagar altas cifras por una cisterna.

Pero esta realidad duró poco llegando enero de 2021. Desde entonces se han acrecentado las protestas de pidiendo se restaure el suministro para poder subsistir. 

¿Pero qué ocasiona que en Venezuela falte tanto el agua? 

Según el reporte nacional sobre Emergencia Humanitaria Compleja en Venezuela relacionado con el derecho al agua, las causas son diversas.

A) La destrucción de sus cuencas;

B) La escasez inducida por la mala gestión del chavismo;

C) Las contaminaciones e inundaciones;

D) La red de monitoreo hidrometeorológica no funciona en su institucionalidad ni en su infraestructura.

Jesús Ollarves Irazábal señala que describir el estado actual de las represas es deprimente. La situación marca un precedente de cara al futuro y demuestra la falta de atención del Estado para resolverla.

La realidad es que estamos ante una negligencia total por parte del Estado. El problema fundamental es la falta de mantenimiento de las redes de distribución de agua potable; así como de las conexiones domiciliarias que provocan pérdidas de 5.400 litros por segundo de agua ya tratada”.

Otro aspecto es el desmantelamiento institucional de organismos rectores en la materia; y los casos de corrupción en la ejecución de obras.

LEE TAMBIÉN:   10 factores que miden el salario emocional de un trabajador

Como ejemplo, citó los trabajos del Sistema Hidráulico Yacambú-Quíbor. La inversión de ese sistema superó los mil 500 millones de dólares; sin embargo, hoy está totalmente desmantelada.

Para el profesor y creador del libro “El derecho humano al agua y al saneamiento”, editado por Amnistía Internacional, se necesitarían años para depurar y reparar los daños causados; algo que está siendo ignorado en su totalidad por quienes “asaltan” el poder político.

Entidades como Miranda, Carabobo, Trujillo, Sucre, Táchira, Mérida y Zulia figuran como los lugares donde no llega el servicio de forma habitual.

Sobre la mala calidad del agua y posibles consecuencias

Desde que se anunció la llegada de la pandemia de coronavirus a comienzos de 2020, las alarmas se encendieron. Sobre todo considerando porque el agua es vital para mantener las medidas de bioseguridad requeridas para evitar su transmisión.

Diversos expertos de salud hicieron la advertencia y lo que significaría para los hospitales estar limitados con el agua. Esto quedó comprobado con los índices de personas con la enfermedad, que ya se aproxima a los 125 mil contagios.

Es habitual que el color del líquido que sale de las tuberías sea amarillento o en muchos casos negro. Esto quiere decir que eel agua no esta siendo tratada adecuadamente.

Sobre las opciones que buscan los ciudadanos con las reservas de manantiales explica Ollarves Irazábal que esto “también conlleva un problema, debido a que las plantas no están en capacidad de potabilizar la materia prima contaminada que les llega”.

LEE TAMBIÉN:   FCP y CIV instalan Mesa de Trabajo para apoyar a las universidades en la crisis

La crisis eléctrica: Sin agua, no hay luz

Hace años se viene denunciando que los grandes embalses no están trabajando a la máxima capacidad, siendo ejemplo la central hidroeléctrica de Guri, misma que distribuye más del 65% de la luz que llega a la nación, algo que ya ha ocasionado grandes mega apagones en el país.

Según pudimos conocer gracias al experto, actualmente solo nueve de sus 20 turbinas están dañadas y no existen planes para repararlas. “Si dejase de funcionar la hidroeléctrica Guri, se agravaría mucho más la Emergencia Humanitaria Compleja en la que nos encontramos, sobre todo en el tema del agua”, agrega.

Es importante destacar que en Venezuela durante los últimos 15 años no se ha construido ninguna nueva represa que ayude con esta problemática, dejando claro que las promesas de la revolución se han quedado en el olvido.

La Asamblea Nacional legitima a través de la Encuesta de Crisis 2020 ratificó en varias oportunidades que los porcentajes de los venezolanos que reciben agua y luz de forma continua eran muy bajos, algo que han llevado a instancias internacionales para tratar de encontrar soluciones.

Mientras no se adopte una política pública coherente en esta materia y se realice un saneamiento y se disponga de la capacidad técnica y financiera adecuada, la nación seguirá bajo esta situación, algo que se agrupa a los cientos de problemas que tienen los ciudadanos que huyen desesperadamente por las fronteras en búsqueda de una mejor vida. 

LEE TAMBIÉN:   Ángel Lombardi Boscán: La muerte de la universidad venezolana
Venezuela vive la peor crisis de agua de su historia

Fuente: La Patilla

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »